Consideraciones sobre la educación en valores a través de los medios de enseñanza-aprendizaje

CTEDRA

Consideraciones sobre la educación en valores a través de los medios de enseñanza-aprendizaje

Considerations concerning education in values using teaching aids

 

Carmen Gisela Mugarra RomeroI, Héctor Pérez RodríguezII, Alberto Bujardón MendozaIII

I. Licenciada en Educación especialidad Biología, Máster en Humanidades Médicas, Profesora Asistente, Policlínico Universitario Rodolfo Ramírez Esquivel, Departamento docente, Calle Joaquín de Agüero # 1, La Vigía, Camagüey, Cuba, CP. 70100. carmen@iscmc.cmw.sld.cu

II. Licenciado en Educación especialidad Geografía, Profesor Instructor, Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, Cátedra Militar, Carretera Central Oeste Km 4 ½, Camagüey, Cuba, CP. 70700. hopr@iscmc.cmw.sld.cu

III. Licenciado en Filosofía, Máster en Ciencias de la Educación, Profesor Auxiliar, Profesor metodólogo, Centro para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en Salud, Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, Carretera Central Oeste Km 4 ½, Camagüey, Cuba, CP. 70 700. abm@iscmc.cmw.sld.cu


 

RESUMEN

El artculo fundamenta un marco terico para la educacin en valores utilizando los medios de enseanza-aprendizaje. Se destacan los fundamentos filosficos, psicolgicos y pedaggicos de la educacin en valores y la utilizacin de los medios para cumplir con el proceso formativo de los estudiantes de universidades mdicas cubanas.

Palabras clave: EDUCACIÓN; VALORES SOCIALES; ENSEÑANZA. 


 

ABSTRACT:

This paper supports a theoretical framework to carry out values education using teaching aids. It points out the philosophical, psychological and pedagogical bases concerning values education and the use of teaching aids to carry out the formative process of Cuban medical university students.

Keywords: EDUCATION; SOCIAL VALUES; TEACHING.


 

 

INTRODUCCION

La globalización neoliberal e imperialista es una de las razones de mayor peso, que provoca la crisis generalizada de valores humanos a nivel mundial, en este sentido se proyectó la Declaración sobre la Educación Superior en el siglo XXI generada en reunión internacional auspiciada por la UNESCO.1

Los pueblos latinoamericanos, no están exentos de esta problemática, atenuada por la unidad de varios países que mantienen como ejemplo a Cuba, sus líderes y pueblo revolucionario, portadores de genuinos valores humanos, defendidos a lo largo de la historia, a pesar del bloqueo y otros factores que ponen en peligro la consolidación de los valores en la población cubana y camagüeyana, lo que induce a profundizar su educación en el seno familiar, la comunidad, las organizaciones políticas y de masas, todos de forma mancomunada con la escuela como factor primordial.

Al respecto Fidel Castro Ruz señaló: “La tarea del maestro crece en importancia, se multiplica su inmensa trascendencia en esa batalla por educar en los valores de la Revolución y del Socialismo a las nuevas generaciones.”2

Es necesario la formación y el desarrollo de un profesional revolucionario con un enfoque integral en la educación universitaria que se da en el Proyecto Integral de Trabajo Educativo de la brigada atendiendo a las dimensiones: curricular, extensionista y sociopolítica que se articulan entre sí y donde cada una de ellas hacen su aporte al modelo del profesional, orientado al fortalecimiento de los valores que necesita y caracterizan a la sociedad cubana, fomentando una conciencia social comprometida con lo mejor del ideario revolucionario para lograr una mayor calidad de los servicios y nivel de satisfacción de la población.3

Al analizar los Proyectos Integrales de Trabajo Educativo de las brigadas se constata que aun es deficiente la planificación y uso de medios de enseñanza aprendizaje en la dimensión curricular.

La dimensión curricular es el proceso fundamental de la vida universitaria, en la cual se desarrolla la labor educativa sobre la base del carácter científico del conocimiento, con el propósito de formar un profesional de excelencia académica, de valores revolucionarios y con una sólida formación social-humanística. Representa la salida ideológica de los conocimientos científicos expresados en el lenguaje de la docencia.4

En concordancia con lo antes expuesto se considera que la dimensión curricular es la más efectiva para llevar a cabo la educación en valores, pues permite que la labor educativa que realiza el profesor penetre más directamente por medio de las asignaturas que explica, por su consagración, su ejemplo personal, decoro y compromiso social.

Al consultar varias tesis y artículos científicos publicados sobre la educación en valores, se encuentra que son pocas las que se refieren al tema en la dimensión curricular, fundamentalmente a través de la aplicación de métodos y formas de organización de la enseñanza.

Los medios de enseñanza-aprendizaje constituyen un componente importante del proceso docente educativo para instruir y educar, a través de la adecuada aplicación durante la clase, de medios novedosos, se aprovechan las potencialidades de los alumnos de forma creadora y productiva que exigen un trabajo activo, que propicie la reflexión, el debate y el diálogo para una sólida asimilación de conocimientos y llevar a cabo la educación en valores en los estudiantes.

Debido a ello se considera necesario fundamentar un marco teórico que permita el adecuado proceso de la educación en valores utilizando los medios de enseñanza- aprendizaje en la dimensión curricular aprovechando las potencialidades que ofrecen estos significativos componentes del proceso docente educativo.

 

DESARROLLO

Fundamentación filosófica, psicológica y pedagógica sobre la educación en valores

Los educadores deben tener sentido del momento histórico para realizar con éxito esta labor y dominar conceptos filosóficos, psicológicos y pedagógicos relacionados con los valores y la educación en valores que se analizan a continuación:

Se conceptúa valor humano como la significación socialmente positiva que poseen los fenómenos y objetos de la realidad, no cualquier significación, sino aquella que juega un papel positivo del desarrollo de la sociedad.5

Los valores son depositarios de una objetividad social, no ajena al universo humano, pero sí, condicionados por los intereses de la sociedad, esa es su dimensión objetiva, la subjetiva se refiere a la forma en que los valores son reflejados en la conciencia individual y colectiva como resultado de un proceso de valoración, lo que posibilita que cada sujeto estructure su propio sistema subjetivo de valores.6

Para el trabajo pedagógico y educativo se asume que los valores son la significación positiva que poseen los objetos, fenómenos y procesos de la realidad objetivo-subjetiva del ser humano en el contexto de sus relaciones sociales, que permiten el perfeccionamiento y desarrollo de sus capacidades y cualidades y la realización de sus potencialidades en función del progreso social.1

Es importante apuntar el concepto de valores que es el utilizado actualmente en la Educación media: “Los valores son propiedades de los objetos y fenómenos que al tener una significación socialmente positiva para el hombre, permiten satisfacer necesidades. Surgen a través de la práctica, lo que determina su naturaleza objetiva, están históricamente determinados, son concretos y cambiantes.”7

Estos conceptos acentúan la atención a la influencia que ejerce lo social y las relaciones sociales en la formación de valores de los individuos, lo cual se corrobora al reconocerse que la esencia humana está determinada por el conjunto de las relaciones sociales y por tanto los valores humanos expresan el significado socialmente positivo de esas relaciones, en las cuales se desarrolla el hombre, y éstas son las relaciones que establecen los hombres entre sí y con la naturaleza en el sentido primario de producir bienes materiales que a su vez y junto con ellas engendran los bienes espirituales en última instancia.1

Por lo que dentro de las relaciones sociales se debe colocar al ser humano en el lugar que le corresponde, lo cual implica el reconocimiento universal de su valor supremo, teniendo en cuenta la igualdad de los hombres sin superioridad o inferioridad por razones de raza, sexo, nacionalidad, religión, ideas políticas o nivel económico. Este principio es primordial al llevar a cabo la ardua tarea de la educación en valores.

En esta fundamentación se asume que la educación en valores humanos es el proceso de formación de la personalidad capaz de asimilar la realidad natural y social en un sentido positivo y en pos del progreso humano, en otras palabras: educar, preparar, formar al individuo en función de la valoración positiva de la realidad en un sentido crítico y responsable, creador y transformador.8

Para que el docente en su labor diaria lleve a cabo la educación en valores, primero debe ser ejemplo en todas las esferas de su vida y tener conocimientos de la actividad, aprovechar cualquier momento para formar valores.

Al respecto, los autores concuerdan con la afirmación de que “[…] el hombre es la medida de todos los valores y, por tanto, la llave para la comprensión cabal de los problemas globales y la elaboración de la estrategia para la solución.”6

Al educar se deben tener presentes todos los valores debido a que:

  1. Al diagnosticar al colectivo a inicio del curso escolar se detectan mayores deficiencias en uno o varios valores. Cuando se aplican estrategias, se obtienen transformaciones durante el curso, teniendo en cuenta que la manifestación de los valores cambian según la etapa de desarrollo del estudiante.

  2. El diagnóstico y la observación inicial pueden revelar resultados no muy certeros, en ocasiones el estudiante aparenta valores aceptados socialmente para evitar el rechazo de su nuevo colectivo y de sus profesores y en realidad oculta los verdaderos valores que lo orientan. De ahí la importancia de la observación y la comunicación sistemática.

  3. La educación en valores es específica, hombre a hombre, con un trabajo individualizado: cada educando presenta valores y antivalores específicos.

  4. Cada estudiante estructura su propio sistema subjetivo de valores, con una jerarquización diferente, que también es cambiante en el transcurso del tiempo.

  5. Al trabajar con estudiantes de las carreras de la Salud, se puede considerar algunos valores, ejemplo el humanismo, como fundamental y se debe tener en cuenta que el estudiante también se relaciona con su familia, comunidad y otras organizaciones, donde no basta solo con los valores necesarios en su profesión.

Para que el hombre como valor supremo adquiera mayor relevancia, debe adquirir en su educación sistemática todos los valores desde edades tempranas durante el desarrollo de su personalidad, en la que tiene gran influencia su vida social por la interacción sujeto-realidad, en la cual lo social se configura e incorpora en la personalidad; estos planteamientos se corroboran en las siguientes definiciones de personalidad:

  1. Es el ser social insertado en las relaciones sociales.9
  2. Representa el nivel superior y más complejo de la regulación psicológica y participa de manera activa en formas muy diversas de la regulación del comportamiento.10
  3. Es la integración más compleja y estable de contenidos y funciones psicológicas que intervienen en la regulación y autorregulación del comportamiento en las esferas más relevantes para la vida del sujeto.11

Estas definiciones destacan como elemento esencial el carácter de regulación psicológica que se expresa en el comportamiento, pero no valoran el papel determinante de las relaciones sociales.

Los individuos no nacen con una personalidad, ésta se forma y es resultante de su actividad con el medio. Por tanto la personalidad es producto del desarrollo social, es la socialización del individuo que forma parte de un grupo social e incorpora como suyos los intereses del colectivo.12

Por lo que se resalta el papel del grupo social en el desarrollo de la personalidad, pues precisamente las relaciones sociales que se establecen en un grupo de alumnos o brigada bajo la guía del profesor constituyen el núcleo fundamental en la vía curricular para llevar a efectos la educación en valores dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje.

El proceso de enseñanza-aprendizaje constituye la vía fundamental para la adquisición de conocimientos, procedimientos, normas del comportamiento y valores legados por la humanidad.13 En este proceso intervienen componentes personales y no personales o personalizados.

Los componentes personales son: el profesor, el grupo y el estudiante.14

Entre las características esenciales del profesor están: ser sensible, equitativo, honesto, flexible; tiene la tarea de ayudar a los estudiantes a esclarecer los valores y cualidades que él debe asumir y asimismo ser ejemplo. Estas son las causas por las que se exige preparación científica, técnica y psicopedagógica, con gran dominio también de los componentes no personales para explotar sus potencialidades educativas.15

Es en la brigada o grupo donde el profesor aplica los componentes no personales del proceso docente educativo: el problema, los objetivos, contenidos, métodos, medios de enseñanza-aprendizaje, evaluación y formas de organización de la enseñanza, los cuales se encuentran en estrecha vinculación.16

El problema determina dialécticamente los objetivos y a partir de ellos los contenidos y a su vez el método para su apropiación.16

El objetivo define el encargo que la sociedad le plantea a la educación institucionalizada, representa el elemento orientador de todo el acto didáctico. Es la categoría rectora del proceso de enseñanza-aprendizaje.7 Responde a para qué enseñar y para qué aprender, lo que el estudiante debe saber y hacer. Los objetivos pueden ser instructivos y educativos, a través de estos últimos se aspira a formar convicciones, actitudes, sentimientos, carácter y valores, son más generales y se logra a más largo plazo que los objetivos instructivos.17

Los objetivos instructivos y educativos conforman una unidad dialéctica, en la que el carácter rector lo poseen los educativos.16

Hoy se habla de formular los objetivos de la clase en términos de valores y no solamente de aprendizaje, del mismo modo que no se considera pertinente la división entre objetivos instructivos y educativos.7

El profesor debe cumplir no solo los objetivos instructivos de su programa, también los educativos, en correspondencia con el contenido.

El contenido expresa la configuración que se adopta, al precisar, dentro del objeto, aquellos aspectos necesarios e imprescindibles para cumplimentar el objetivo y que se manifiesta en la selección de los elementos de la cultura y su estructura.17

 El contenido responde al qué se enseña y se aprende. Se estructura en:

  1. Sistema de conocimientos: Saber (lo cognitivo). Parte de cultura de la humanidad seleccionada en las ciencias de las ramas del saber, resume hechos, conceptos, leyes y teorías.
  2. Sistema de modos de actuación: Saber hacer (lo instrumental). Incluye las habilidades y hábitos, modo en que se relaciona el individuo con el objeto.
  3. Sistema de valores: Saber ser (lo axiológico). Significación que el hombre le confiere a dicho objeto o acciones.7

Estos elementos los debe tener presente el profesor para identificar las potencialidades que le permitan en cualquier momento de la clase vincular el contenido con la vida, los principios de la ideología marxista-leninista y martiana, los servicios de la salud, programas de la Salud, experiencias personales, actualidad nacional e internacional, hechos históricos y avances de la ciencia, siempre teniendo en cuenta la interdisciplinaridad y la concepción materialista del mundo.

Para que el estudiante logre el cumplimiento de los objetivos y asimile el contenido es necesario que se elija la vía, camino o método adecuado.

El método es la organización interna del proceso docente educativo para lograr el objetivo, proceso de organización de la actividad y comunicación entre el profesor y los estudiantes y de ellos entre sí.17

Constituye un sistema de acciones que responden a cómo enseñar y cómo aprender, al impartir el contenido se pueden emplear métodos reproductivos y productivos, estos últimos son más eficaces en el proceso de formación de valores al estimular la actividad del estudiante, desarrollar su afán por la investigación, la solución de problemas, generar el debate y la creatividad en el quehacer docente, en correspondencia con los objetivos y la forma de organización de la enseñanza.7

Las formas de organización de la enseñanza atienden a la organización externa del proceso, es el marco donde se produce la interacción de los componentes personales del proceso.17

Por tanto responden al cómo organizar el enseñar y el aprender, son el soporte del proceso docente educativo.

La resolución Ministerial 210/2007 plantea en su artículo 104 las formas organizativas fundamentales del proceso docente-educativo en la educación superior:

  1. La clase.
  2. La práctica de estudio.
  3. La práctica laboral.
  4. El trabajo investigativo de los estudiantes.
  5. La auto preparación de los estudiantes.
  6. La consulta.
  7. La tutoría.

En su artículo 105 indica: La clase es una de las formas organizativas del proceso docente educativo, que tiene como objetivos la adquisición de conocimientos, el desarrollo de habilidades y la formación de valores e intereses cognoscitivos y profesionales en los estudiantes, mediante la realización de actividades de carácter esencialmente académico. Las clases se clasifican en: la conferencia, la clase práctica, el seminario, la clase encuentro, la práctica de laboratorio y el taller,4 pero también hay que destacar la importancia del trabajo independiente como forma de organización de la enseñanza en la formación de valores.

Los medios de enseñanza son otros de los componentes más importantes del proceso puesto que constituyen el soporte de los métodos en las distintas formas de organización de la enseñanza y coadyuvan al cumplimiento de los objetivos.

Por último, a través de la evaluación, proceso continuo en que se comprueba la efectividad del cumplimiento de los objetivos de acuerdo a la aplicación de los métodos y medios con que se impartió el contenido o el orientado en el trabajo independiente, que al ser evaluado se constata el nivel de su responsabilidad.17

La evaluación responde a en qué medida se cumplen los objetivos demostrándose la asimilación del contenido y constituye una fuente de formación de valores en los alumnos, principalmente la responsabilidad y honestidad al proporcionar su participación evaluando a los demás compañeros del grupo y autoevaluándose para desarrollar la objetividad en sus análisis, la habilidad de fundamentar sus criterios y el desarrollo de la crítica y la autocrítica.

Una de sus funciones es la educativa, para su cumplimiento el profesor debe estimular los resultados satisfactorios y si no lo son, llevar al autoanálisis, todo lo cual fortalece el carácter, las convicciones y los valores humanos.

En la actualidad se evalúa para comprobar las transformaciones realizadas en el pensamiento y en la formación de convicciones, actitudes, sentimientos y valores exteriorizados en cualidades de la personalidad, al hacerse sobre la marcha, permite la retroalimentación y por tanto la corrección. Tradicionalmente se evaluaba para dar una calificación.17

Explotar de forma creativa las potencialidades que encierran los componentes del proceso docente-educativo, permite la educación en valores, aplicando la concepción pedagógica participativa e integradora; más que enseñar valores fijos hay que enseñar a valorar por sí mismo a los jóvenes, o sea, con un enfoque educativo de la persona reflexiva, creativa e íntegra.5

Fundamentación de los medios de enseñanza-aprendizaje en el proceso docente educativo como instrumento significativo para la educación en valores

Los medios de enseñanza-aprendizaje responden a con qué aprender y con qué enseñar. Históricamente se conceptualizaron como herramientas para trasmitir información, netamente instructivos, aislados del resto de los componentes del proceso docente educativo.

Desde 1987, un colectivo de autores cubanos plantearon que los medios de enseñanza aprendizaje no solo intervienen en el proceso instructivo, sino también constituyen elementos poderosos en el trabajo educativo, ya que mediante su empleo el maestro estimula la formación de convicciones políticas, ideológicas, morales y normas de conducta y puede planificar y ejecutar sus clases con carácter científico y partidista.18

Asimismo, los autores de este trabajo fundamentan la importancia de los medios de enseñanza aprendizaje en la función educativa de las diferentes formas de organización docente, se parte del concepto de Collazo Delgado, debido a su actualidad, que tiene en cuenta la relación de lo instructivo con lo educativo y el desarrollo del estudiante: los medios de enseñanza-aprendizaje permiten dar cumplimiento a los objetivos favoreciendo que los estudiantes se puedan apropiar del contenido de manera reflexiva y consciente, en una unidad entre la instrucción, la educación y el desarrollo.7

A continuación se exponen referentes teóricos del rol que desempeñan los medios de enseñanza- aprendizaje desde el punto de vista filosófico y psicopedagógico:

Desde el punto de vista filosófico se puede explicar planteando la fórmula leninista: “[…] de la contemplación viva al pensamiento abstracto y de éste a la práctica, tal es el camino dialéctico del conocimiento de la verdad, del conocimiento de la realidad objetiva.”19

La concepción dialéctica del proceso docente educativo sustenta el método científico para utilizar los medios de enseñanza-aprendizaje, el alumno primero observa y/o escucha el mensaje que brinda el medio de enseñanza durante un tiempo determinado en interacción con el mismo, lo cual le permite analizar y procesar la información recibida para luego participar de forma activa en el debate, reflexionar, comunicar sus interrogantes, juicios o conclusiones, llevando a la práctica los conocimientos adquiridos, estos procederes requieren de los procesos psíquicos.

Cuando el alumno se relaciona con el medio de enseñanza se activan las sensaciones, procesos mediante los cuales se reflejan cualidades aisladas de objetos y fenómenos captados por los receptores, como la vista, en caso de medios naturales, el tacto y el olfato, si se trata de medios audiovisuales, la vista y el oído, y se desencadena la percepción, proceso mediante el cual se reflejan integralmente los objetos y fenómenos en forma de imagen concreta, al percibir las imágenes el porcentaje de retención de conocimientos se amplia, Está comprobado que el porcentaje de retención de conocimientos de los alumnos es:

- 10 % de lo que leen.

- 50 % de lo que ven y escuchan

- 20 % de lo que escuchan.

- 70 % de lo que discuten.

- 30 % de lo que ven.

- 90 % de lo que realizan.16

Por tanto mientras mayor cantidad de receptores se utilicen al aplicar los medios de enseñanza-aprendizaje, mayor será la efectividad de otros procesos psíquicos como la atención.

La atención es un mecanismo de control activo que permite focalizar los pensamientos sobre determinada información y concentrarse en ella para poder ser procesado por las funciones cognitivas.20

Para lograr mayor atención el profesor debe procurar que los medios de enseñanza-aprendizaje sean novedosos, asequibles y con la información esencial para que motiven la atención y la concentración por mayor tiempo y por consecuencia la información se incorpora por un mayor plazo en su memoria.

Además de estos procesos cognitivos al utilizar los medios de enseñanza-aprendizaje el educador debe tener presente la esfera emocional.

Las emociones son reacciones del hombre provocadas por objetos o situaciones, y expresan el valor de los mismos, a través de su comportamiento, la cognición y la fisiología del sujeto.20

Por tanto, los medios de enseñanza como objeto han de provocar en los estudiantes la expresión de sus emociones, que se acentúan durante el diálogo, debate o reflexiones que se establecen con el análisis de la información recibida en los mismos, lo que permite consolidar algunos valores como humanismo, sensibilidad y patriotismo.

Desde el punto de vista pedagógico los medios de enseñanza-aprendizaje encuentran sustento en la necesidad de desarrollar un proceso de formación humanista desarrollador que potencie la socialización del sujeto.7

Con la aplicación de los medios de enseñanza-aprendizaje se puede instruir y educar de forma personalizada, según las diferencias individuales, o en equipos, o al grupo donde se intercambien conocimientos y se incrementen las relaciones interpersonales.

El educador tiene que tener presente que los medios de enseñanza-aprendizaje no significan nada en sí mismos, sino en dependencia del contexto en que se presentan y sean empleados como medios de comunicación bajo la dirección eficaz y creativa del profesor.21

Para clasificar los medios de enseñanza-aprendizaje se analizaron taxonomías de varios autores, se eligieron dos de ellas:

Una de las primeras clasificaciones efectuadas en Cuba, pero de mayor aplicación aún en la actualidad por su factibilidad, es la que establece cuatro grupos:

  1. Objetos naturales e industriales.
  2. Objetos impresos y estampados:
  3. Medios sonoros y de proyección: ( Audiovisuales, Visuales, Auditivos)
  4. Materiales para la enseñanza programada y de control.18

 Otra clasificación más reciente y acorde con el contexto actual en la enseñanza se basa en la función de los medios en el proceso:

  1. Medios para la transmisión y la apropiación de la información.
  2. Medios para la experimentación por el estudiante.
  3. Medios para el entrenamiento.
  4. Medios para el control del enseñar y aprender.7

En cuanto a las funciones de los medios de enseñanza-aprendizaje, los autores se adjuntan a las que explica Zilberstein, por su armonía con la actualidad, puesto que tiene en cuenta la relación instrucción-educación-desarrollo:

  1. Instructiva: Promueve la apropiación de los conocimientos y habilidades.
  2. Formativa: Influye en la educación del estudiante, sus convicciones y valores.
  3. Desarrolladora y de control: Favorece el desarrollo integral de la personalidad del estudiante, su control y autocontrol.
  4. Motivadora: Motivan al estudiante a aprender y crear intereses.
  5. Lúdica recreativa: Favorece el entretenimiento.
  6. Cibernética: Influye en los estudiantes para que ofrezcan respuestas.7

Los medios de enseñanza cumplen funciones instructivas, educativas y desarrolladoras, lo cual demuestra su valor en el proceso formativo, seguidamente se ofrece un compendio de varios autores sobre la importancia de estos componentes al instruir y educar:

Importancia de los medios de enseñanza-aprendizaje en el proceso instructivo:

  1. Permiten hacer más objetivos los conocimientos facilitando su asimilación y el desarrollo de capacidades, hábitos y habilidades.
  2. Propician la comunicación multilateral.
  3. Racionalizan tiempo y esfuerzo y garantizan la estructuración óptima y racional de la clase al trasmitir más información en menos tiempo.
  4. Posibilitan mayor aprovechamiento de los órganos sensoriales, mayor atención y permanencia de los conocimientos en la memoria.
  5. Facilitan el protagonismo estudiantil, la auto actividad creadora y la aplicación de métodos activos.7,16,18,21,22

Importancia de los medios de enseñanza-aprendizaje para el proceso educativo:

  1. Relevan la importancia de los conocimientos científicos en la vida diaria, la economía nacional y los servicios de salud.
  2. Relacionan al estudiante con las experiencias de la sociedad, y las cuestiones contemporáneas de la vida política, social y las relaciones internacionales.
  3. Estimulan la formación de convicciones políticas, ideológicas y morales.
  4. Contribuyen a la formación de la concepción científica materialista del mundo.
  5. Fomentan el carácter, la conciencia y la educación en valores.7,16,18,21,22

Al confeccionar, elegir y aplicar los medios de enseñanza es recomendable tener en cuenta:

    1.  Los objetivos, el problema y contenidos a que responde su utilización.
    2.  Los conocimientos, habilidades y valores que posee el estudiante.
    3.  La forma de organización de la enseñanza y el método, de forma que se logre la enseñanza, el auto aprendizaje, la educación y la actividad creadora.
    4.  Las potencialidades que promueven y su contribución al desarrollo de la personalidad del estudiante.
    5. Las características psicológicas, edad e intereses de los estudiantes
    6.  Cantidad de estudiantes y condiciones materiales. 7,16,18,21,22

Los autores ofrecen algunas sugerencias que debe tener en cuenta el profesor al confeccionar y aplicar los medios de enseñanza-aprendizaje de forma que contribuyan a la educación en valores:

    1. Al confeccionar los medios atender a las exigencias del tamaño, los colores, la dimensión de las letras, y evitar errores ortográficos.
    2. Se debe utilizar punteros para señalar los detalles de interés.
    3. Ha de propiciar su uso en colectivos, para favorecer la solidaridad.
    4. Al aplicarlos el profesor debe establecer la eficaz comunicación a través del diálogo, partiendo de las respuestas de los alumnos, desarrollando habilidades de expresión oral y escrita.
    5. No hablar de frente al medio de enseñanza, si es la pizarra, escribir antes o después de la explicación.
    6. Es recomendable referir su costo de producción o su valor si es importado, fundamentalmente equipos de laboratorio, microscopios, medios audiovisuales.
    7. Debe analizar con anterioridad el contenido de grabaciones, videos, películas, para comprobar si es apropiado.
    8. En el caso de equipos se debe explicar sus partes y correcto uso para evitar roturas.
    9. Se debe velar porque no se escriban las láminas o marquen los libros de texto y otros materiales impresos.
    10. Al utilizar medios sonoros o audiovisuales mantener un volumen adecuado.
    11. En la clase se debe combinar el uso de varios medios para mantener el interés del alumno.
    12. Mantener su correcto almacenaje y medidas de protección y conservación.

En este sentido, los autores solo establecen un grupo de elementos que posibilitan el reforzamiento de valores a través de los medios de enseñanza-aprendizaje y que desde nuestra opinión son poco utilizadas en este tema.

 

CONCLUSIONES

Los medios de enseñanza-aprendizaje constituyen el soporte material del contenido, el método y la evaluación, de acuerdo a la forma de organización de la enseñanza, para el eficaz cumplimiento de los objetivos instructivos y educativos. Son poderosas herramientas puesto que desempeñan las tres funciones del proceso formativo: la instructiva, la desarrolladora y la educativa, al influir sobre los sentimientos, convicciones y valores.

Los medios de enseñanza-aprendizaje constituyen instrumentos factibles para la educación en valores en la dimensión curricular en dependencia de la preparación y maestría del docente para aprovechar de forma creadora y productiva las potencialidades que estos componentes ofrecen, para que el alumno descubra los mensajes científicos, político-ideológicos y axiológicos que contienen, contribuyendo así a la formación integral de la personalidad de los estudiantes.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Bujardón Mendoza Alberto. Tratamiento del concepto de valores humanos desde un enfoque de las ciencias de la educación. Rev Hum Med  [revista en la Internet]. 2008  Abr [citado  2011  Dic  01] ;  8(1): Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-81202008000100006&lng=es.

2- Castro Ruz F. Discurso pronunciado en la inauguración del curso escolar 1997-1998. Granma. 4 Set 1997; p.2.

3-Lafaurie OY. Garrido LL. Figueredo L R., Cossio, F R. Fransisco G J. et al . El trabajo educativo y la extensión universitaria en las ciencias médicas. Manual metodológico. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2009. p. 6.

4- Reglamento del trabajo docente y Metodológico, Resolución ministerial Nro 210/2007.Gaceta Oficial de la República de Cuba (Ago 8, 2007). P. 25. Disponible en: http://www.gacetaoficial.cu

5- Fabelo CJ. Formación de valores en las nuevas generaciones. La Habana: Editorial Ciencias Sociales; 1996. p. 58-74.

6-Fabelo CJ. Los valores y sus desafíos actuales. La Habana: Editorial José Martí; 2003. p. 210 y 29.

7-Zilberstein J, Herrero E, Borroto G, Castañeda A, Collazo R, Cañas T, et al. Preparación pedagógica integral para profesores integrales. La Habana: Editorial Félix Varela; 2006. p. 182, 36, 37,45, 63, 74, 98, 104,100.

8-Bujardón Mendoza Alberto. Reflexiones epistemológicas acerca de la educación en valores humanos. Rev Hum Med [revista en la Internet]. 2008 Dic [citado 2011 Dic 01] ; 8(2-3): . Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-81202008000200008&lng=es.

9- Petroski V. Psicología general. La Habana: Pueblo y Educación; 1981. p. 125.

10- Fariñas G. Psicología Educación y Sociedad: un estudio sobre el desarrollo humano. La Habana: Editorial Félix Varela; 2005. p. 111.

11- Bello Z. Psicología general. La Habana: Editorial Félix Varela; 2007. p. 84.

12- Cardentey A J, Pupo P R, Fabelo C J, Núñez J J, Díaz C J, Fuentes J P, et al. Lecciones de Filosofía Marxista Leninista. Tomo II. La Habana: Editorial Félix Varela; 2004. p. 226

13-Silvestre M, Rico P. Compendio de Pedagogía. La Habana: Editorial Ecimed; 2007. p. 69.

14- Addiré F F, González S A, Ricarey F S. Didáctica de la Teoría y práctica. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2004. p. 51.

15- Seijo E B. La educación del médico en los valores ético profesionales a través de la actividad docente. [ tesis de maestría]. Camagüey: Universidad de Camagüey; 2000. p. 41.

16- Bello N, Fentón M. Proceso enseñanza aprendizaje: Temas para enfermería. La Habana: Editorial Ecimed; 2009. p 12, 26 ,39 ,66 ,65 ,63.

17- Landaluce O. Pedagogía, temas para Tecnología de la Salud. La Habana: Editorial Ecimed; 2006. p. 19, 24, 29, 47, 53 y 55.

18- Colectivo de autores. Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1984. p. 268, 270,269.

19-Ilich L V. Obras completas. La Habana: Editora Política; 1964.p.161.

20- Trapaga M, Álvarez M, Curbelo L. Fundamentos Biológicos del comportamiento. La Habana: Editorial Félix Varela; 2004.p. 51, 130, 164 y 187.

21- Rosell W. Medios de enseñanza. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1989. p. 17, 18 y 20.

22- Chirino L, González V. Introducción a los fundamentos de la Pedagogía Socialista. 2da parte. La Habana; 1981. p. 225

 

Recibido:3/10/2011

Aprobado: 12/12/2011

 

Carmen Gisela Mugarra Romero. Licenciada en Educación especialidad Biología, Máster en Humanidades Médicas, Profesora Asistente, Policlínico Universitario Rodolfo Ramírez Esquivel, Departamento docente, Calle Joaquín de Agüero # 1, La Vigía, Camagüey, Cuba, CP. 70100. carmen@iscmc.cmw.sld.cu



Añadir comentario