Estructura de la competencia comunicativa del enfermero colaborador en países anglófonos

ARTÍCULO

 

Estructura de la competencia comunicativa del enfermero colaborador en países anglófonos

 

Structure of the communicative competence of nurses who cooperate in English-speaking countries

 

Olga Gloria Barbón PérezI, Eugenio Castillo IsaacII, Sara Ileana Amador ComptaIII, Felipe Álvarez Machado IV

I. Licenciada en Enfermería, Máster en Atención Integral al Niño, Profesora Asistente, Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, Facultad de Ciencias Médicas Miguel Enríquez, Departamento de Idioma Inglés, Ramón Pintó No. 202, Luyanó, Diez de Octubre, La Habana, Cuba, CP. 13100. olgagloria@infomed.sld.cu

II. Licenciado en Educación especialidad Lengua Inglesa, Profesor Asistente, Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, Facultad de Ciencias Médicas Miguel Enríquez, Departamento de Idioma Inglés, Ramón Pintó No. 202, Luyanó, Diez de Octubre, La Habana, Cuba, CP. 13100. eugeniocastillo@infomed.sld.cu

III. Licenciada en Educación especialidad Lengua Inglesa, Máster en Lingüística Aplicada, Profesora Auxiliar, Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, Facultad de Ciencias Médicas Miguel Enríquez, Departamento de Idioma Inglés, Ramón Pintó No. 202, Luyanó, Diez de Octubre, La Habana, Cuba, CP. 13100. ileamador@infomed.sld.cu

IV. Licenciado en Educación especialidad Lengua Inglesa, Profesor Asistente, Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, Facultad de Ciencias Médicas Miguel Enríquez, Departamento de Idioma Inglés, Ramón Pintó No. 202, Luyanó, Diez de Octubre, La Habana, Cuba, CP. 13100.


RESUMEN

El progreso de la competencia comunicativa del enfermero colaborador que brinda servicios de salud a pacientes foráneos requiere de la definición de la estructura teórica, dada su significación a la hora de tener en cuenta las necesidades del contexto. En este trabajo se expone la estructura teórica de la competencia comunicativa en la enseñanza del inglés al enfermero que cooperará en países anglófonos.

Palabras clave: EDUCACIÓN EN ENFERMERÍA; CAPACITACIÓN PROFESIONAL; COMPETENCIA PROFESIONAL; COOPERACIÓN INTERNACIONAL.


 

ABSTRACT

The communicative competence progress of nurses who assist foreign patients requires a definition of its theoretical structure, given the significance of the context. This paper presents the theoretical structure of this communicative competence within the teaching of English to nurses intended to cooperate in English-speaking countries.

Keywords: EDUCATION, NURSING; PROFESSIONAL TRAINING; PROFESSIONAL COMPETENCE; INTERNATIONAL COOPERATION.


INTRODUCCIÓN

La esencia de la labor del enfermero es el cuidado del hombre, este a su vez se comunica como personalidad y por tanto interactúa como ser social. De mayor interés resulta para el enfermero lograr una comunicación eficiente con el paciente foráneo, para lo cual resulta imprescindible el estudio del aspecto interno de la competencia comunicativa del sujeto colaborador.

El proyecto Alternativa para contribuir al desarrollo de la competencia comunicativa en lengua inglesa del colaborador profesional de la EnfermeríaI, también conocido como Inglés con fines específicos de Enfermería, surge como una necesidad en la Facultad de Ciencias Médicas Dr. Miguel Enríquez, en septiembre de 2009, y cuenta con la colaboración de la Facultad de Ciencias Médicas Dr. Enrique Cabrera. El objetivo principal del proyecto es proponer una Estrategia interventiva que contribuya al desarrollo de la competencia comunicativa en lengua inglesa de los colaboradores profesionales de la Enfermería. Para ello se trazó una serie de tareas investigativas que permitieron una aproximación consistente y coherente a la problemática abordada.

El sustento teórico de la investigación es el sistema de principios y dimensiones curriculares de la Educación Avanzada, paradigma humanista que aboga por el mejoramiento profesional y humano de los recursos laborales y de la comunidad. Tres premisas fundamentales guían el empeño de tan necesario quehacer: el internacionalismo, como principio del Sistema Nacional de Salud cubano; la comunicación, como herramienta esencial del profesional de la Salud; y el idioma inglés como lengua internacional.

El proyecto ha presentado excelentes resultados pedagógicos e investigativos, entre ellos, más de una docena de artículos científicos publicados en revistas nacionales e internacionales y presentaciones en varios eventos científicos nacionales e internacionales. Un resultado orientador del proyecto es el Modelo de la estrategia propuesta para contribuir al desarrollo de la competencia comunicativa en lengua inglesa del colaborador profesional de la Enfermería. Los componentes de este modelo son descritos, en el folleto Componentes de la Estrategia interventiva para contribuir al desarrollo de la competencia comunicativa en lengua inglesa del colaborador profesional de la Enfermería.1 En el mismo se aborda el diseño curricular de las formas organizativas empleadas fundamentalmente en la etapa de la ejecución de la estrategia propuesta, las cuales incluyen un sistema de cursos de inglés con fines específicos de Enfermería, talleres de cine-debate para la formación de valores y consultoría interdisciplinaria de inglés con fines específicos.

Los referentes teóricos de la competencia comunicativa en lengua extranjera del profesional de la Enfermería incluyen posiciones teóricas de relevancia en el abordaje de la competencia comunicativa en lengua extranjera, las que permitieron reconocer que esta no puede verse de manera limitada en su concepción teórica ni en su significación dentro de la competencia profesional del colaborador, la cual puede disminuir o potenciar. En este artículo se expone la estructura teórica de la competencia comunicativa en la enseñanza del Inglés como lengua extranjera al enfermero profesional que colaborará en países anglófonos.

DESARROLLO

Canale y Swain integran en el concepto de competencia comunicativa: "[...] los conocimientos y habilidades necesarios para lograr una comunicación eficiente..."2 De lo cual se infiere que la competencia comunicativa es tomada como criterio de eficiencia en la comunicación. Varios autores han propuesto diferentes nomenclaturas para la estructura interna del concepto de competencia comunicativa. Hymes las llamó sectores3; Canale y Swain, componentes2; Van Ek, direcciones4; y Finocchiaro, dimensiones5. El propio Hymes comenta: "[...] en general los cambios de nombres no harán una diferencia. La extensión del conocimiento sí lo hará..."3

De cualquier forma aunque difieren en el ámbito expresivo, en el plano significativo parecen referirse a los mismos dominios, adicionando o cambiando competencias según la visión de los investigadores. La formulación del concepto de competencia comunicativa sienta las bases para el futuro de la enseñanza de lenguas. Al ocurrir el tránsito de una lingüística del discurso a una lingüística del habla, la misma no puede ignorar el estudio de la comunicación; o sea de la lengua en uso y sus usuarios, elementos clave en la teoría de la lengua que desde los años 70 fundamentan el denominado enfoque comunicativo que rige actualmente la enseñanza de lenguas extranjeras.

Como resultado de este proceso, las dimensiones de la competencia comunicativa son consideradas formas activas de negociación del significado, que buscan su expresión en el desempeño del sujeto durante la interacción de manera poco uniforme, por la naturaleza personológica de la comunicación.

Los criterios aportados por Canale6 poseen gran valor para la problemática que ocupa porque incluyen lo pragmático al abordar la competencia comunicativa como una confluencia de las competencias lingüística, sociolingüística, discursiva y estratégica; e involucran el conocimiento de las estructuras lingüísticas y la habilidad para emplearlo, la estructuración coherente del discurso, la adecuación de su uso a las exigencias del contexto, y el empleo de estrategias efectivas para dar comienzo, desarrollar y poner fin a la comunicación. A criterio de Van Dijk: "[...] los que han tratado de ofrecer una definición más completa acerca de este concepto, mantienen la dimensión lingüística y añaden a esta la dimensión pragmática..."7

Aunque Canale y Swain reconocen la importancia del contexto al incluir reglas de uso sociocultural en la dimensión sociolingüística2, que a su vez Hymes contempla al referir que: "[...] el conocimiento lingüístico de una lengua implica todos aquellos aspectos culturales de una comunidad, reflejados lingüísticamente, que un individuo necesita saber para poder desenvolverse en ella [...]"3, el aporte a la Teoría de la competencia comunicativa de la distribución propuesta por Van Ek radica en que es él quien lo operacionaliza al añadir una quinta a las cuatro dimensiones ya establecidas en la obra Threshold level for modern language4 learning in schools, que forma parte del Threshold level of the Council of Europe. Este último, según Pulido, sienta las bases del enfoque comunicativo en la enseñanza de lenguas extranjeras.8

Se coincide con la afirmación de Rodríguez Mesa sobre el papel determinante para el fin del mensaje en algunos textos que juega la competencia sociocultural.9 Sin embargo, menos explorada es la contribución de esta competencia a la función afectiva de la comunicación caracterizada, según criterios de Agramonte del Sol y Melón, por la comprensión mutua, las relaciones de simpatía y amistad, la percepción interpersonal, el conocimiento del otro y la eliminación de estereotipos y prejuicios.10

Desde otra perspectiva también se concuerda con Torres Beltrán11, quien argumenta sus diferencias frente a los modelos de competencia comunicativa que fijan la meta del estudiante de lenguas extranjeras en el hablante de la lengua materna. Esto último no solo torna poco realista el objetivo de la enseñanza, pues para expresarse como un nativo de la lengua hay que serlo, sino que esta concepción conlleva a barrer durante el proceso de enseñanza-aprendizaje con rasgos culturales del estudiante, toda vez que el modelo a seguir fuese el de un hablante nativo. Por ello, sin intentar negar la búsqueda de un dominio adecuado de la lengua, se destaca la necesidad de tener en cuenta las implicaciones de la relación lenguaje-cultura para la transmisión de la herencia cultural y la propia enseñanza.

Faedo12 agrega a las mencionadas anteriormente la competencia de aprendizaje, la que manipula elementos relacionados con la capacidad de adquirir la competencia comunicativa en la lengua extranjera por parte de los alumnos. La misma se entiende como "[...] el grado de autonomía del alumno para organizar su propio aprendizaje vinculado a la capacidad de tomar decisiones y asumir responsabilidades, de autoevaluarse, supervisar su propio aprendizaje y participar activamente en un aprendizaje cooperativo..."12 Esta perspectiva implica en términos generales "[...] capacitar al alumno para que progresivamente actúe de forma más autodirigida y [...] enfatizar las contribuciones y experiencias personales que éste puede aportar..."12

El elemento participativo y la inclusión del aprendizaje cooperativo resultan de gran valor para los profesores de lenguas extranjeras para la toma de decisiones de carácter metodológico que tiene como base la disposición del alumno para la cooperación en la negociación de significados. Este último es un objetivo determinante en la enseñanza comunicativa de la lengua, su esencia radica en la interacción que se produce entre los participantes de una conversación para hacer posible el entendimiento mutuo y estimular el trabajo en pareja o en grupos13, durante la solución de la tarea. Incluso, es igualmente provechoso para el tratamiento de los valores, lo que se potencia en el proceso de desarrollo de la competencia comunicativa de profesionales quienes integran equipos en su actividad laboral y encuentran en la solidaridad y la cooperación el fundamento de su actividad diaria.14

La estructura teórica que declara Pulido15 para la competencia comunicativa integral posee gran importancia para este estudio pues está en consonancia con el principio de la unidad entre lo cognitivo y lo afectivo. Además, resulta de interés como se recurre a la sistematización, en las dimensiones de la competencia comunicativa, de los fundamentos teóricos del aprendizaje de la comunicación y las necesidades del hablante de una lengua en un contexto dado. Se redimensiona la competencia comunicativa, según el mismo autor, conformada por las dimensiones cognitiva, lingüística, sociolingüística, discursiva, estratégica, sociocultural, de aprendizaje, afectiva y comportamental.

En la teoría de la competencia comunicativa cada propuesta pretende dejar su huella, lo que trae como consecuencia que el conocimiento teórico no facilite la medición en la práctica de un fenómeno tan complejo como lo es la competencia comunicativa, cuya concepción ha evolucionado en múltiples áreas del conocimiento, y se agrega una multiplicidad de competencias al concepto original.

En este sentido, Richards y Skelton señalan: "[...] una vez que se toman en cuenta todas las dimensiones, resulta difícil generar situaciones naturales en el aula que cubran todas las dimensiones de la competencia comunicativa sin caer en una buena dosis de análisis no comunicativo..."16 Estos autores proponen asumir con flexibilidad los retos de la interacción sin sacrificar la claridad del propósito comunicativo.

Se ha dicho, además, que la unidad y la cohesión de las dimensiones están dadas porque quien aprende y se comunica es la personalidad, de acuerdo con la herencia histórico-cultural adquirida socialmente, y que implica sobre las personas con las que interactúa sus saberes culturales, conocimientos, necesidades, intereses, motivos, sentimientos, emociones y valores.17 La diversidad de criterios existentes entre los autores consultados sobre las dimensiones o los componentes de la competencia comunicativa justifica la posición en cuanto a la estructura que se asume para la competencia comunicativa del colaborador.

En la concepción estructural recogida en los argumentos de Roméu18 y Enríquez19 es palpable la raíz humanista, al enfocarse en el sujeto como centro del proceso. Se presentan como los más orientadores para la investigación por su carácter integrador, el que supera a los referidos anteriormente porque apunta hacia el elemento verbal y pragmático e incorpora el componente cognitivo o de producción de significados que antecede al acto comunicativo, necesario para la comprensión y la interpretación que hace el hablante/oyente del mensaje.

Enríquez subraya que la competencia comunicativa "implica la expresión, interpretación y negociación de significados en la interacción entre dos o más personas, o entre una persona y un texto escrito u oral..."19 Esta autora refiere que la competencia comunicativa está conformada por las subcompetencias lingüística, discursiva, estratégica, sociolingüística, sociocultural y cognitiva.

Al agregar el componente sociocultural, se concuerda con criterios sobre como el aprendizaje de lenguas extranjeras comporta el desarrollo de la tolerancia hacia otras identidades culturales.20

Teniendo en cuenta los referentes antes señalados, se reconoce que las manifestaciones de estas subcompetencias en el desempeño comunicativo del colaborador se sintetizan en los siguientes elementos:

La competencia lingüística es el reconocimiento y el uso del código lingüístico y las reglas que rigen las relaciones entre los signos del idioma en cuestión. Se pone de manifiesto en el uso del vocabulario según el significado y contexto, en la estructura gramatical del discurso y en articulación de los sonidos.

La competencia sociolingüística es la habilidad para reconocer los elementos culturales que subyacen en las formas lingüísticas, en la interacción en diferentes situaciones comunicativas del ámbito del enfermero. Se expresa en la comprensión de las distinciones entre culturas diferentes, particularmente las de los pueblos en los que probablemente labore y el empleo de las formas lingüísticas de manera que le permita mostrar empatía y respeto por el interlocutor, en el reconocimiento de la intención del que habla.

La competencia discursiva es la habilidad para interrelacionar las partes del discurso con este como un todo. Se pone de manifiesto en la selección de la formalidad requerida por la situación comunicativa profesional en que participa [entrega de sala, pase de visita, admisión de pacientes, charla educativa, etc.], en la pertinencia del mensaje expresado y en la construcción de discursos coherentes y organizados.

La competencia estratégica permite iniciar, desarrollar y concluir la comunicación, así como compensar dificultades en las otras competencias para la negociación de significados en su actividad laboral. El enfermero matiza el intercambio oral con su humanismo y de tal forma reconduce la evolución del mismo hacia su objetivo o propósito comunicativo. Cada comunicación con el paciente es eminentemente terapéutica, un proceso de ayuda para vencer temporalmente el estrés, entenderse con otras personas, ajustarse a lo inalterable y vencer los bloqueos psicológicos dentro del proceso de autorrealización. Cualquier habilidad o técnica de la comunicación terapéutica se basa en ocho principios: aceptación, interés, respeto, honestidad, concreción, asistencia, permiso y protección; los que sirven de pauta para interacciones eficaces con los enfermos. Su expresión está relacionada con la solución ofrecida a interrupciones y otros problemas en la comunicación, el uso de la gestualidad y la entonación para expresar sus intenciones y actitudes y la propia valoración de la efectividad de la interacción con el interlocutor.

La competencia cognitiva se revela en la unidad dialéctica del pensamiento y el lenguaje. Incluye los conocimientos, habilidades y actitudes relacionados con el procesamiento de información, mediante los cuales el colaborador comprende y produce significados y emplea estrategias para obtener, evaluar y aplicar la información.20 Se revela en la negociación del significado en la solución de problemas, en la comprensión de puntos esenciales de un mensaje y en el grado de corrección o la forma en que se comunica al realizar tareas propias de su actividad laboral, las que implican procesamiento de la información previa.

Partiendo de que el lenguaje no se desarrolla fuera de la sociedad y del reconocimiento del hombre como un ser biopsicosocial, la competencia sociocultural está determinada por la sensibilización en cuanto a las diferencias culturales de pacientes y colegas en el entorno laboral del colaborador, y las influencias de dichas diferencias en el cuidado de la salud. Se manifiesta en la posibilidad de incursionar en las dimensiones psicológica y social del paciente, para satisfacer necesidades del contexto en la comunicación.21

Abordar la competencia comunicativa desde las dimensiones anteriores supone que, en el proceso comunicativo, el balance entre las mismas se expresa en el desempeño ante un propósito de la comunicación para el que requiere ser competente en un contexto dado. En el enfermero colaborador, los nexos entre las dimensiones están dados a partir de que el aprendizaje del idioma no es meramente aprender patrones oracionales y vocabulario, sino que este debe implicar la comprensión del uso de las formas lingüísticas para la comunicación.22

De esta forma, con la habilidad para conducir la comunicación a través de sus etapas, desde la inicial hasta la final y las estrategias verbales y no verbales para compensar deficiencias y mantener el flujo de la comunicación brindando puntos de apoyo al interlocutor, cuando no se posee una frase o palabra en particular, se articulan la armonía de los textos y el grado de formalidad del mensaje. De la misma manera, con las habilidades de tipo lingüístico se manifiestan también el grado de utilización de cada una de las dimensiones de la competencia comunicativa y las posibilidades reales que tienen los usuarios de una lengua para usarla con efectividad.23

En función de la adecuación del uso de la lengua a las exigencias del contexto, se tienen en cuenta los factores que contribuyen a la satisfacción de las necesidades del contexto, los que comprenden aspectos del entorno sociocultural, estado del paciente, normas éticas y del servicio. Estos determinan la variedad de la lengua [coloquial o formal], la clase de interacción [charla o discusión] y el lenguaje extraverbal apropiados para el logro de la comunicación. Esta no sólo se ocupa de la relación función-forma en las situaciones comunicativas profesionales, sino también de en qué medida las expresiones son producidas y entendidas de forma adecuada en diferentes contextos sociolingüísticos, dependiendo de factores contextuales como: la situación de los participantes, los propósitos de la interacción y otras normas rectoras de la interacción;24 asimismo, el conocimiento del contexto, los roles de los participantes, su jerarquía social; la identidad de los sujetos, sus sentimientos, creencias, costumbres, religión, prácticas de salud, preferencias, intención y propósito comunicativo, y la situación comunicativa en sí misma.25

CONCLUSIONES

La esencia de la labor del enfermero es el cuidado del hombre, este a su vez se comunica como personalidad y por tanto interactúa como ser social. También resulta de interés para el enfermero lograr una comunicación eficiente con el paciente foráneo, para lo cual es vital el estudio del aspecto interno de la competencia comunicativa del sujeto colaborador. Un obstáculo importante se concreta en que en dicha teoría la diversidad de propuestas resulta en que el conocimiento teórico no facilite la medición en la práctica de un fenómeno tan complejo como es la competencia comunicativa, cuya concepción ha evolucionado en múltiples áreas del conocimiento, pues se agrega una gran variedad de competencias al concepto original. La diversidad de criterios existentes entre los autores consultados sobre las dimensiones o los componentes de la competencia comunicativa justifica la posición en cuanto a la estructura de la competencia comunicativa del colaborador, en función de adecuar el uso de la lengua a las exigencias del contexto.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Barbón Pérez OG, Amador Compta SI, Castillo Isaac E, Martín Pérez Y, Rojas González T. Componentes de la Estrategia interventiva para contribuir al desarrollo de la competencia comunicativa en lengua inglesa del colaborador profesional de la Enfermería [folleto]. La Habana: Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, Facultad de Ciencias Médicas Miguel Enríquez; 2010.

2. Canale M, Swain M. Theoretical Bases of Communicative Approaches to Second Language Teaching and Testing. Applied Linguistic. 1980;1(1):61-9.

3. Hymes D. On communicative competence. En: Pride JB, Colmes J, editores. Sociolinguistics. Harmondsworth: Penguin; 1972. p. 269-93.

4. Van Ek J. The threshold level for modern language learning in schools. London: Longman; 1977.

5. Finocchiaro M. Developing communicative competence. English Teaching Forum. 1977;15(2):2-7.

6. Canale M. From communicative competence to communicative language pedagogy. En: Richards S, Schmidt R, editores. Language and communication. London: Longman; 1983.

7. Van Dijk T. El discurso como interacción en la sociedad. En: Van Dijk T, compilador. El discurso como proceso de interacción social. Estudios sobre el discurso II. Barcelona: Gedisa; 2000. p. 19-66.

8. Pulido Díaz A. Propuesta de estrategia didáctica desarrolladora para concebir el proceso de enseñanza-aprendizaje del idioma inglés en escolares de 6to grado de la escuela primaria pinareña [Tesis doctoral]. Pinar del Río: Instituto Superior Pedagógico Rafael María de Mendive; 2004.

9. Rodríguez Mesa CA. Procedimiento para trabajar la interpretación de textos literarios en la clase de lengua y comunicación. En: VII Taller de Pedagogía de la Educación Superior. Universidad 2010 [CD-ROM]. La Habana: Universidad de La Habana; 2010.

10. Agramonte del Sol A, Melón Rodríguez RG, Peña Fernández ÁJ. Propuesta de guía metodológica para la formación de valores en los estudiantes de enfermería. Rev Cubana Enfermer [Internet]. Ago 2005 [citado 1 Jul 2011 ];21(2):1. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext & pid=S0864-03192005000200007 & lng=es

11. Torres Beltrán HM. El desarrollo de la competencia comunicativa intercultural de los estudiantes de la licenciatura en ingles con segunda lengua extranjera a través del curso panorama histórico-cultural de los EE.UU. [Tesis doctoral]. La Habana: Universidad de La Habana; 2003.

12. Faedo Borges A. Enseñanza-aprendizaje de la comunicación oral en lenguas añadidas. Holguín: Instituto Superior Pedagógico José de la Luz y Caballero; 2003. p. 5.

13. Carballosa González AM. La enseñanza aprendizaje del inglés con fines profesionales: una propuesta interdisciplinaria para su contextualización. [Tesis doctoral]. Cienfuegos: Universidad de Cienfuegos Carlos Rafael Rodríguez; 2008.

14. Revé Mustelier SC. Metodología para el desarrollo de la lengua inglesa en la competencia comunicativa del ingeniero [documento electrónico]. La Habana: Centro de Información del Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona. 2004.

15. Pulido Díaz A. Hacia un concepto de competencia comunicativa integral: un novedoso acercamiento a sus dimensiones [documento electrónico]. La Habana: Centro de Información del Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona; 2004.

16. Richards J, Skelton J. Nodes and networks. Applied Linguistics. June 1989;10 (2):15-19.

17. Parra JF, Más PR. La competencia comunicativa profesional pedagógica: una aproximación a su definición. En: Colección pedagógica digital [CD-ROM]. La Habana: Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona; 2004.

18. Roméu Escobar A. Teoría y práctica del análisis del discurso. Su aplicación en la enseñanza. La Habana: Pueblo y Educación; 2003. p. 45.

19. Enríquez OFarrill I. Propuesta curricular para la enseñanza del inglés de preescolar a sexto grado. La Habana: Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona; 2003.

20. Garbey Savigne E. Intercultural communication and foreign language teaching [Conferencia magistral]. Villa Clara: Evento Internacional Villa Lingua; 14-17 Abr 2008.

21. Barbón Pérez OG. La dimensión sociocultural en la competencia comunicativa del colaborador profesional de Enfermería. Revista de Enfermería. 2010;4 (3):46-51.

22. Allen J, Widdowson H. English in focus. Oxford: Oxford University Press; 1974.

23. Lombillo Rivero I. La utilización de los medios de enseñanza y las tecnologías de la información y la comunicación en la nueva universidad universalizada: ¿Una relación dinámica?. Revista Pedagogía Universitaria. 2006; XI ( 3): 14-19.

24. Cárdenas Hernández M. La universalización del conocimiento requiere de la competencia comunicativa como tributo incuestionable [CD-ROM]. La Habana: Centro de Documentación de Información Pedagógica de Playa; 2005.

25. Aguirre Raya D. Competencias comunicativas del profesional de enfermería [Tesis doctoral]. La Habana: Universidad de la Habana, Facultad de Ciencias de la Comunicación; 2005.

 

NOTA:

I. Por colaborador profesional de la Enfermería o enfermero colaborador en este trabajo se entiende aquel profesional de enfermería que brinda servicios en otros países.

 

Recibido: 28/03/2010

Aprobado: 11/06/2011

 

Olga Gloria Barbón Pérez. Licenciada en Enfermería, Máster en Atención Integral al Niño, Profesora Asistente, Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, Facultad de Ciencias Médicas Miguel Enríquez, Departamento de Idioma Inglés, Ramón Pintó No. 202, Luyanó, Diez de Octubre, La Habana, Cuba, CP. 13100. olgagloria@infomed.sld.cu

 

Comentarios sobre este artículo

Ver todos los comentarios
 |  Añadir comentario