Aprendizaje y comprensión. Una mirada desde las humanidades

CÁTEDRA

 

Aprendizaje y comprensión. Una mirada desde las humanidades

 

Learning and comprehension. A glance from the humanities

 

 

Karel Pérez Ariza,I José Emilio Hernández SánchezII

I. Licenciado en Educación Primaria. Profesor Instructor del Departamento de Educación Primaria de la Universidad de Ciencias Pedagógicas "José Martí". Circunvalación Este km 3½ Camagüey, Cuba. C.P. 74650. kperez@ucp.cm.rimed.cu
II. . Doctor en Ciencias Pedagógicas. Profesor Titular de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Ciencias Pedagógicas "José Martí". Circunvalación Este km 3½ Camagüey, Cuba. C.P. 74650. jhernandez@ucp.cm.rimed.cu

 

 


RESUMEN

El aprendizaje ha sido una de las categorías más estudiadas por la Psicología y la Didáctica. Ello refleja la importancia que tiene en la formación y desarrollo de la personalidad. Los aportes más recientes y significativos en ese campo refieren los vínculos existentes entre los procesos de aprendizaje y comprensión. Por la importancia del tema en el artículo se persigue como objetivo reflexionar en torno a las relaciones existentes entre los mencionados procesos. El estudio realizado consiste en la sistematización de postulados básicos de ciencias humanísticas y sociales, tales como: la Psicología, la Lingüística, la Semiótica, la Hermenéutica y la Didáctica.

Palabras clave: aprendizaje, texto, comprensión textual.


ABSTRACT

The learning has been one of the categories more studied by Psychology and the Didactics. It reflects the importance that has in the formation and development of the personality. The most recent and significant contributions in that field refer the existing bonds between the learning processes and comprehension. By the importance of the subject, in the article it is persecuted like objective to reflect around the existing relations between the mentioned processes. The made study is based on the analysis of the referred subject from the systematization of basic postulates of humanistic and social sciences, such as: Psychology, the Linguistics, the Semiotics, the Hermeneutics and the Didactics.

Keywords: learning, text, textual comprehension.


 

 

 

INTRODUCCIÓN

El aprendizaje ha sido uno de los procesos más estudiados por ciencias como la Psicología y la Didáctica. Ello tiene una causa justificada, ya que las diversas teorías que han explicado el aprendizaje lo conceptualizan como una transformación en el sujeto, por lo que implica evolución en el desarrollo del individuo.

En el ámbito internacional se destacan autores, como: Thorndike,1 Piaget,2 Bruner,3 Vigotski,4 Ausubel et al,5 Carretero.6 En Cuba sobresalen Bermúdez,7 Castellanos et al,8 Rico et al,9 Velázquez et al,10 Soto et al.11 Todos han ofrecido diversas aristas o han continuado y superado trabajos previos en torno a las funciones, características, leyes, principios y categorías esenciales de la didáctica.

Así como disímiles han sido los autores que han tenido al aprendizaje como objeto de estudio; han variado también de manera considerable las posturas teóricas desde las que se ha conceptualizado dicho proceso. No obstante, a criterio de los autores del artículo, los enfoques más actuales reconocen que el aprendizaje es un proceso de apropiación de la cultura que se caracteriza por ser activo y significativo, es decir que no se limita a la reproducción del contenido de aprendizaje sino a la comprensión profunda del mismo.

Lo expuesto implica reconocer una necesaria relación entre el aprendizaje y la comprensión. Partir de la proposición anterior obliga a profundizar en las relaciones que existen entre el aprendizaje y la comprensión para penetrar en la esencia del primero. Consecuentemente con ello en el artículo se persigue el objetivo de reflexionar acerca de las interrelaciones entre el aprendizaje y la comprensión.

 

DESARROLLO

Consideraciones teóricas acerca de la conceptualización del aprendizaje

Los principales aportes teóricos en torno al aprendizaje han tenido lugar a partir del siglo XX, periodo a partir del cual la Psicología comienza a consolidarse como ciencia independiente a nivel universal. En la primera mitad del referido marco temporal las teorías psicológicas idealistas ejercieron mayor influencia en los citados estudios a nivel internacional. Es por eso que Carretero12 considera que hasta la década del cincuenta el aprendizaje era concebido como el simple resultado de la repetición de determinada actividad que se mantenía con relativa estabilidad en la actuación del sujeto.

Al revisar la obra de investigadores que han abordado el concepto de aprendizaje en las dos últimas décadas, hallamos elementos comunes de gran significación. Entre ellos se destacan su carácter activo y significativo. En las definiciones que a continuación se presentan se corrobora lo planteado.

Bermúdez señala que "[...] el aprendizaje es un proceso universal, se produce en las más diversas circunstancias de la vida del sujeto, en cualquier situación donde sea posible apropiarse de la experiencia concretizada en los objetos, fenómenos y personas que lo rodean".7

La referida definición se sustenta en el modelo de aprendizaje formativo, en el cual se postula que dicho proceso es la fuente esencial del crecimiento personal del sujeto.

El modelo de aprendizaje desarrollador es el más ampliamente difundido en Cuba, siendo asumido por el sistema educativo con todo su aparato institucional. Bajo sus presupuestos diversos autores han elaborado distintas definiciones del concepto de aprendizaje, en los que se destaca Doris Castellanos Simons et al. Ellos conceptualizan el aprendizaje como: "[...] aquel que garantiza en el individuo la apropiación activa y creadora de la cultura, propiciando el desarrollo de su auto- perfeccionamiento constante, de su autonomía y autodeterminación, en íntima conexión con los necesarios procesos de socialización, compromiso y responsabilidad social".8

Los anteriores autores consideran que el aprendizaje es un proceso dialéctico de apropiación individual de la experiencia social que se extiende a lo largo de la vida. Además identifican como sus componentes a los contenidos o resultados, sus procesos o mecanismos y condiciones. De ello se deriva que se asuman como sus dimensiones las siguientes: activación-regulación, significatividad y la motivación por aprender.

Más recientemente Velázquez Peña et al definieron el aprendizaje reflexivo como: "[...] aquel en el que el sujeto se apropia de la experiencia histórico-social acumulada durante el desarrollo de la humanidad, entiéndase contenido de enseñanza, al enfrentarse al planteamiento y la solución de problemas que, del contenido, se derivan, por la puesta en práctica de una intensa actividad reflexiva que le permite establecer sus propios procedimientos y estrategias de solución, apoyados en sus experiencias y vivencias, para encontrar las respuestas que correspondan, lo que favorece la apropiación del contenido, aportando sus recursos, enriquecidos en la interacción con otros, transformándose él y la realidad en que actúa, todo lo cual favorece su desarrollo integral como personalidad".10

Soto Díaz y García Gutiérrez lo definen como: "El proceso dialéctico de apropiación de los contenidos y las formas de conocer, hacer, convivir y ser construidos en la experiencia sociohistórica, en el cual se producen, como resultado de la actividad del sujeto y de la interacción con otras personas, cambios relativamente duraderos y generalizables, que le permiten adaptarse a la realidad, transformarla y crecer como personalidad."11

El análisis de las definiciones expuestas posibilita afirmar que a pesar de la diversidad de criterios en torno al tema, existen varios elementos comunes entre ellos, como son:

a) Demanda de los sujetos una intensa actividad cognoscitiva.

b) Implica la apropiación de aquella parte de la cultura que ha devenido en contenido de aprendizaje a partir de la reorganización de la estructura cognitiva al establecer relaciones entre los conocimientos previos y el contenido de aprendizaje.

c) Es resultado de un proceso dialéctico, significativo, personológico, cooperativo, activo, reflexivo y creativo.

d) Requiere de las interacciones sujeto-objeto y sujeto-sujeto.

e) Expresa la unidad entre lo cognitivo y lo afectivo.

Para proseguir la exposición resulta imprescindible profundizar en la esencia del proceso de comprensión para luego revelar las relaciones existentes entre ambos procesos a la luz de los aportes más significativos de ciencias humanísticas y sociales, tales como: la Psicología, la Lingüística, la Semiótica y la Hermenéutica.

Aprendizaje y comprensión. Sus interrelaciones

Los aportes más relevantes en el campo de la comprensión tienen lugar a partir de la segunda mitad del siglo XX. Un lugar central lo han ocupado las ciencias humanísticas, entre las que se destacan la Psicología, la Lingüística, la Semiótica y la Hermenéutica.

Los psicólogos, a pesar de las distintas teorías en que se sustente, reconocen que la comprensión reside en el descubrimiento de lo esencial en los objetos y fenómenos; permitiendo incluir el nuevo conocimiento en el sistema cognoscitivo que se posee. Ello permite inferir que asumen la comprensión como un proceso de asignación de sentido y por tanto posee carácter desarrollador. Una muestra de algunas definiciones corrobora lo afirmado:

- "La comprensión del lenguaje hablado es precisamente la etapa final de tal proceso de traducción, cuando nosotros relacionamos el contenido del texto percibido con el contenido de nuestra conciencia y con diversos factores de la actividad. Entender algo quiere decir encontrar a este algo un lugar en el sistema de conocimientos, motivos y convicciones; quiere decir saber qué papel puede desempeñar este algo en nuestra actividad y en la actividad de las demás personas".13

- "En definitiva, comprender una oración o texto consiste en construir un modelo mental sobre lo que allí está descrito. Este modelo se va formando con la información que el lector va recibiendo del texto, pero a la vez se usa como referente para la realización de inferencias y para guiar la interpretación de lo que va leyendo".14

- "[...] la comprensión de un texto es el resultado tanto de las características del propio texto como de la actividad cognitiva que la persona utiliza para comprenderlo".6

Desde un enfoque lingüístico, específicamente desde la Lingüística Textual, la comprensión consiste en la construcción de significados teniendo al texto como unidad básica de la comunicación. Desde esta perspectiva resultan significativos los aportes de Dijk,15 Parra,16 y Roméu.17

Los semiólogos de la cultura también han contribuido al enriquecimiento de la teoría de la comprensión. Ellos además de reconocer que el significado se construye en la mente del lector a partir del texto leído, le dan una prioridad especial al origen social del significado; lo que justifica el papel asignado a la ideología, visión del mundo y valores en la comprensión. También asumen al texto como unidad básica de la comunicación. Entre dichos investigadores se destacan: Eco,18 Lotman19 y Torop.20

Desde la hermenéutica Beuchot,21 Ricoeur22,23 también han contribuido al enriquecimiento de la teoría de la comprensión textual. Esos autores reconocen al texto como unidad básica de la comunicación, asumiendo a este último como sistema sígnico. Consideran que la significación y el sentido es lo que hace público (colectivo) a los acontecimientos experimentados individualmente; sustentándose de esta forma la dialéctica entre lo individual y lo social, entre lo distante y lo cercano en el proceso de comprensión.

Los estudios relacionados con la comprensión desde el punto de vista didáctico resultan también notables, a pesar de que han tenido mayor relevancia en el área de las Humanidades. Entre los autores y obras más significativas se encuentran: Roméu17, Hernández,24 Gómez,25 Acosta y Areba,26 Montaño,27 Cruzata.28 En las posteriores líneas aparece una de las definiciones de comprensión ofrecida por los autores referidos.

- "La comprensión de textos en la escuela se asume como proceso complejo, sistémico y organizado, dirigido a elaborar los significados de los textos, fundamentar los juicios obtenidos y valorar la significación positiva que tienen para el contexto de actuación del lector, mediante la aplicación de múltiples relaciones cognitivo-afectivas entre el lector, el texto y el contexto sociocultural, con el fin de favorecer su formación más plena".24

El análisis de las ideas básicas que sobre la comprensión han aportado los estudios psicológicos, lingüísticos, semióticos, hermenéuticos y didácticos permite afirmar que la generalidad de los autores reconoce el carácter complejo, multifactorial, dialéctico y sígnico de dicho proceso. A pesar de la diversidad de definiciones que se encuentra en la literatura, generalmente los autores destacan casi las mismas cualidades que distinguen al aprendizaje. Ello puede haberse convertido en un factor causal para que algunos especialistas establecieran relaciones entre dichos procesos.

Los autores del artículo consideran que en el estudio de las interrelaciones entre los procesos de aprendizaje y comprensión se encuentran como principales tendencias las siguientes:

a) La comprensión como elemento del aprendizaje:6,12 todo contenido de aprendizaje debe ser comprendido por el sujeto, pues de esta manera se asegura la significatividad y durabilidad del mismo. Sin embargo, no debe asumirse como un proceso de comprensión, ya que el aprendizaje no solo implica la adquisición de conocimientos sino también su aplicación en disímiles situaciones.

b) El aprendizaje como proceso de comprensión:29 se plantea que el fin primordial de cualquier actividad formativa es la comprensión. Se asume la idea de que es la comprensión de los textos lo que permite acceder a los significados de cada una de las disciplinas que se estudian. Por ello se asume que aprender es comprender.

Los autores del artículo se adscriben a la segunda postura o tendencia. En las líneas siguientes se exponen las razones de ello, a partir de asumir los postulados básicos de la Teoría Histórico-Cultural, la Semiótica de la Cultura y la Lingüística Textual.

Si se asume el aprendizaje como proceso de apropiación resulta vital detenerse en la esencia de dicho término. Según López Hurtado la apropiación desde los postulados de la teoría histórico-cultural es considerada el mecanismo psicológico que se encuentra en la base de la transmisión histórico-cultural de una generación a otra.30 Ello significa que el aprendizaje es un fenómeno cultural, pues permite la aprehensión de la realidad, posibilita la re-creación permanente y continua de la cultura.

La cultura se configura gracias a códigos diversos orientados al desarrollo interno del sujeto, y su construcción y apropiación lo impulsa a una participación cognoscitiva, ética y estética. Desde los enfoque semióticos e histórico-culturales, la cultura puede ser entendida como aquel proceso y resultado de la actividad espiritual y material del hombre que se construye, conserva y trasmite mediante complejos sistemas de textos que confieren significaciones socialmente positivas a la naturaleza exterior e interior del hombre en función de dominar gradualmente su contexto histórico, para obtener progresivamente mayor provecho social.

De modo que cultura es:

  • Proceso y resultado de la actividad humana.
  • Creación de valores humanos en la unidad de lo material y lo espiritual.
  • Aprovechamiento de la obra humana para beneficio social.
  • Realizaciones con carácter de modelo, paradigma o ejemplo como referencia y medida de autodesarrollo para el ser humano.
  • Actividad que despliega las potencialidades de la humanidad: inteligencia, memoria, imaginación, pensamiento, motivaciones, sentimientos y valores para crear un mundo distinto y superior al natural.
  • Proceso de comunicación.
  • Presencia de diversos códigos: verbal, no verbal, oral, escrito, icónico, simbólico, gráfico; diferentes registros socioculturales: habla vulgar, familiar, estándar, culta; uso regional, metalenguajes específicos, estilos diversos: artístico, coloquial, científico, oficial y publicitario.
  • Sistema de creencias y experiencias como resultado de la interacción del sujeto con el mundo exterior.

Sustentar que el aprendizaje es un fenómeno de apropiación cultural conlleva a tener en cuenta los postulados básicos de la semiótica de la cultura para acercarse a su naturaleza. Entre sus ideas basales está que todo fenómeno cultural es un acto de comunicación y que esta última tiene lugar a través de los textos como unidades básicas de la comunicación. Estas ideas pueden ser corroboradas en la obra de Eco,18 Lotman,19 Hernández24 y Cuba.31

De manera que si el aprendizaje es la apropiación de la cultura, esta se conserva y trasmite a través de textos y la comprensión es uno de los mecanismos de existencia de todo texto, es obvio, entonces que aprendizaje y comprensión adquieren relaciones indisolubles.

El aprendizaje es un acto de comunicación y por tanto tiene lugar a través del texto como unidad básica de aquella. Todo texto existe gracias a los procesos de comprensión y producción.24 Ello aboca a asumir que el aprendizaje tiene lugar como proceso de comprensión y producción de significados, ya que estos últimos procesos son inversos pero unitarios y por tanto interdependientes entre sí.

Resulta importante aclarar que la primera tendencia, tiende a ser reduccionista cuando conceptualiza a la comprensión como un proceso exclusivamente de adquisición, pues asumiendo la teoría de Leontiev32 toda actividad posee un plano cognitivo y otro instrumental; permitiendo ese último exteriorizar de diversas formas en la práctica todo lo adquirido internamente; se manifiesta así la dialéctica de lo interno y lo externo en la formación de la personalidad. Es por ello que al conceptualizar la comprensión debe tenerse en cuenta también su carácter instrumental e incluir todas aquellas acciones que revelan la comprensión alcanzada por el sujeto y no solo concentrarse en lo que ocurre en el plano interno.

 

CONCLUSIONES

  • En el estudio de las relaciones entre los procesos de comprensión y aprendizaje predominan dos tendencias. La primera consiste en reconocer al primer proceso como componente del segundo. La segunda asume el proceso de aprendizaje como un proceso de comprensión.
  • La sistematización de los postulados básicos de la Psicología, la Semiótica, la Hermenéutica, la Lingüística y la Didáctica; conducen a asumir el aprendizaje como aquel proceso contentivo de las acciones que permiten comprender y revelar la comprensión alcanzada del contenido de aprendizaje por un sujeto en diferentes contextos.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Thordinke E. Human Learning. New York: Applenton Century; 1931.

2. Piaget J. La construcción de lo real en el niño. La Habana: Edición Revolucionaria; 1972.

3. Bruner Jerome S. El proceso mental en el aprendizaje. Madrid: Ediciones NARCEA; 2001.

4. Vigotski LS. Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1987.

5. Ausubel D, Novak J, Hanesian H. Psicología Educativa. Un punto de vista cognoscitivo. México: Editorial Trillas; 1991.

6. Carretero M. Constructivismo y educación. Buenos Aires: Grupo Editor Aique; 2006.

7. Bermúdez Morris R. Aprendizaje formativo: una opción para el crecimiento personal. Rev Cubana Psicol. 2001; 18(3): 210 - 17.

8. Castellanos Simons D, Castellanos Simons B, Llivina Lavigne MJ, Silverio Gómez M, Reinoso Cápiro C, García Sánchez C. Aprender y enseñar en la escuela. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2002. p. 33.

9. Rico Montero P, Santos Palma EM, Martín-Viaña Cuervo V. Proceso de enseñanza - aprendizaje desarrollador en la escuela primaria. Teoría y Práctica. 2da ed. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2006. p. 13.

10. Velázquez Peña EA, Ulloa Reyes LG, Hernández Mujica JL. Hacia un aprendizaje reflexivo. Por una Educación mejor y más eficiente. Alemania: Editorial Académica Española; 2011. p. 52.

11. Soto Díaz M, García Gutiérrez A. El aprendizaje escolar: un reto para la escuela contemporánea. Pedagogía 2013. La Habana: 2012. p. 10.

12. Carretero Rodríguez M. Comprensión y motivación. En: Segarte Iznaga AL, Martínez Campos G, Rodríguez Pérez ME (compiladores). Psicología del desarrollo del escolar. Selección de lecturas. Tomo I. La Habana: Editorial Félix Varela; 2006.p. 123 - 140.

13. Petrovski Arthur V. Psicología General. Moscú: Editorial Progreso; 1980. p. 195.

14. Cuetos Vega F. Psicología de la lectura. Barcelona: Editado por CISSPRAXIS; 2001. p. 47

15. Dijk Adrianus V. La ciencia del texto. Ciudad de México: Editorial Paidós; 1978. p. 47.

16. Parra M. La lingüística textual y su aplicación a la enseñanza del Español en el nivel universitario. Material impreso. Bogotá: Universidad Nacional; 1989. p.13.

17. Roméu Escobar A. Aplicación del enfoque comunicativo en la escuela media. En: Mañalich Suárez R (compilador). Taller de la palabra. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1999. p. 10 - 50, 21.

18. Eco U. La estructura ausente. Barcelona: Editorial Lumen; 1972.

19. Lotman I. Semiótica de la cultura. Madrid: Ediciones Cátedra; 1979.

20. Torop P. La semiosfera como objeto de investigación de la semiótica de la cultura. Rev Entretextos.2006; 7: 1- 12.

21. Beuchot M. Hermenéutica, lenguaje e inconsciente. Colección de Ciencias del Lenguaje semiolingüística. Material Fotocopiado. Universidad Autónoma de Puebla. Material Fotocopiado; 1989.

22. Ricoeur P. Freud: una interpretación de la cultura. Ciudad de México: Editores Siglo XXI; 1970.

23. Ricoeur P. Teoría de la interpretación. Discurso y excedente de sentido. Ciudad de México: Editores Siglo XXI; 1970.

24. Hernández Sánchez JE. La comprensión de textos: un desafío teórico y didáctico actual. En: Montaño Calcine JR, Abello Cruz AM (compiladores). Renovando la enseñanza - aprendizaje de la lengua española y la literatura. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2010. pp. 105-57.

25. Gómez Palacio M. Indicadores de la comprensión lectora. Washington: Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos; 2006.

26. Acosta M, Areba A. Relación entre la comprensión del texto escrito y los estilos de aprendizaje en la educación superior. Rev Ciencias Educ [Internet]. 2008[citado 13 Nov 2013]; 18(32) .Disponible en: http://www2.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1316-59172008000200002&lng=es&nrm=iso

27. Montaño Calcine JR. Hacia un enfoque integral e interdisciplinario en la enseñanza - aprendizaje de la comprensión lectora. En Montaño Calcine JR, Abello Cruz AM (comp.). Renovando la enseñanza - aprendizaje de la lengua española y la literatura. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2010. p. 65 - 104.

28. Cruzata Martínez A. Estrategias para el tratamiento a la competencia lectora, basada en diferentes enfoques y tipos de comprensión. En: Memorias del Congreso Internacional de Pedagogía. La Habana: Sellor Editor Educación Cubana; 2011. p. 120 -36.

29. Mata Anaya J. La educación como lectura. En: Basanta Reyes A (comp.). La lectura. Madrid: Editado por el CSIC; 2010. p. 103 -19.

30. López Hurtado J. Educación y desarrollo. Editorial Pueblo y Educación, La Habana; 2012.

31. Lidia E. Introducción a los estudios lingüísticos. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2012.

32. Leontiev Alexei N. La actividad en la Psicología. La Habana: Editorial de Libros para la Educación; 1979.

 

 

Recibido: 19/02/2014
Aprobado: 28/06/2014

 

 

Karel Pérez Ariza. Licenciado en Educación Primaria. Profesor Instructor del Departamento de Educación Primaria de la Universidad de Ciencias Pedagógicas "José Martí". Circunvalación Este km 3½ Camagüey, Cuba. kperez@ucp.cm.rimed.cu



Añadir comentario