xtensión universitaria en la universalización de la Educación Superior: una mirada desde la pedagogía intercultural

ARTÍCULO

 

Extensión universitaria en la universalización de la Educación Superior: una mirada desde la pedagogía intercultural

 

University extension within the universalization of Higher Education: a view from intercultural pedagogy

María Victoria González PeñaI, María Teresa Machado DuránII

 

I. Licenciada en Educación especialidad Matemática, Máster en Investigación Educativa, Profesora Auxiliar, Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz, Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas, Departamento de Sociología, Carretera Circunvalación Este Km 5½, Camagüey, Cuba, CP. 70600. maria.gonzalezp@reduc.edu.cu

II.Doctora en Ciencias Pedagógicas, Licenciada en Lengua Española, Profesora Titular, Investigadora Titular, Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz, Centro de Ciencias de la Educación Enrique José Varona, Carretera Circunvalación Este Km 5½, Camagüey, Cuba, CP. 70600. machado@reduc.edu.cu


 

RESUMEN

La pedagogía intercultural tiene en su esencia el respeto y el tratamiento a la diversidad cultural, elementos de gran relevancia que se dan en el contexto de la nueva universidad cubana y que constituyen puntos de partida para llevar a cabo procesos formativos. La extensión universitaria cobra importancia, dados los cambios sustanciales ocurridos en el entramado de la cultura universitaria con la universalización de la Educación Superior. Este trabajo ofrece los fundamentos teóricos que, desde una pedagogía intercultural, se manifiestan en este proceso formativo, constituyen referentes a tomar en consideración para mejorar la gestión pedagógica y la formación cultural del estudiante, y son basamento científico para nuevas propuestas, a partir de las insuficiencias que se dan en la extensión universitaria. Además, se reconoce la importancia de tomar en cuenta dichos fundamentos, como punto de partida, para la modelación de la gestión del proceso extensionista, en condiciones de universalización.

Palabras clave: EDUCACIÓN; CULTURA; DIVERSIDAD CULTURAL.


 

ABSTRACT

Intercultural pedagogy bases on the respect and treatment of intercultural diversity; both elements are of great importance within the context of the new Cuban university and represent starting points to carry out formative processes. University extension becomes important due to significant changes occurred within the framework of university culture after the universalization of Higher Education. This paper presents the theoretical foundations that, from an intercultural pedagogy, appear during the formative process; represent referents to be considered when improving both pedagogical management and students’ cultural formation; and are scientific basis to new proposals taking into account deficiencies within university extension.

Keywords: EDUCATION; CULTURE; CULTURAL DIVERSITY.


 

INTRODUCCIÓN

La Universidad es una de las instituciones culturales más importantes de la sociedad, lo cual queda demostrado en su misión social y cultural, y se concreta mediante los procesos formativos que en ella acontecen. En tal sentido, la Universidad requiere de constante adecuación y transformación desde su interior para dar respuestas a las demandas culturales y sociales en las que se inserta y que le imprimen una dinámica diferente al quehacer universitario.

Como parte de las transformaciones que se han llevado a cabo en la Educación Superior cubana, surge el programa de la universalización de esta enseñanza, en el que cobra especial importancia la extensión universitaria, por su naturaleza y porque tiene en su esencia y objetivo la promoción de la cultura, además de ser el que dinamiza el flujo cultural entre la universidad y la sociedad que, en este caso, se concreta en el vínculo entre la sede universitaria y el municipio.

En tal sentido, las prácticas extensionistas que hasta el momento se han venido realizando se enriquecen de manera sustancial con esta visión de la universalización pero, al mismo tiempo, requieren de una reconceptualización con nueva mirada a partir de su gestión.

En el proceso de extensión se identifican varias deficiencias que inciden en su gestión, algunas de las cuales se citan en el trabajo y requieren la búsqueda de respuestas pedagógicas desde una nueva visión.

Este artículo ofrece referentes teóricos a partir de la Antropología de la Educación, muy especialmente relacionados con la pedagogía intercultural, los cuales se han identificado con un nuevo enfoque. Tener en cuenta estos elementos interculturales debe contribuir a la formación integral de los futuros egresados y propiciar, mediante la extensión universitaria, la promoción de una cultura general integral.

El estudio corrobora la necesidad de atender la diversidad cultural existente en el contexto de la universalización de la Educación Superior, mediante un modelo teórico metodológico de la gestión extensionista, que tome en cuenta la pedagogía intercultural.

DESARROLLO

La temática extensionista ha sido ampliamente tratada por diferentes autores. En relación con el estudio de este proceso y su gestión, anteceden otras proyecciones e investigaciones donde sobresale la obra política de Castro1, su pensamiento y proyección estratégica sobre el particular. En el terreno pedagógico propiamente dicho, se cuenta con los aportes que sobre este proceso formativo escolar han hecho Álvarez de Zayas2, Freire3, Hart4, González González5, Tünnerman6, Del Huerto7, González Fernández8, Sánchez9, González Moreno10 y Horruitiner11, entre otros, a los que se suman las múltiples experiencias presentadas por diferentes Universidades y Sedes Universitarias que incluye las de Cultura Física, Ciencias Médicas y Ciencias Pedagógicas.13

En Cuba, se destacan en los últimos años las investigaciones realizadas por González González5 y González Fernández8, los cuales dejan claro un modelo teórico para la gestión de este proceso a nivel de universidad, facultades y carreras, y que es asumido por la Educación Superior cubana.

En la actualidad, la extensión universitaria vive una nueva etapa con la universalización de la Educación Superior iniciada en el año 2001, que redimensiona y amplía la misión de la universidad. Un franco proceso de cambio transforma las viejas concepciones y a la vez incorpora todo lo ya alcanzado; surge una nueva universidad, acorde con los requerimientos de la sociedad cubana.

En este proceso transformador se diversifica más el trabajo extensionista, pues se incluyen no solo las instalaciones universitarias tradicionales o sedes centrales, sino también se incorporan nuevas sedes, aulas universitarias y micro universidades pedagógicas, de ciencias médicas y de cultura física en todos los municipios del país, lo cual ha permitido un acelerado incremento de nuevas fuentes de ingreso y tipos de cursos para estudios universitarios, así como la conformación de un nuevo claustro.

En todas estas transformaciones se manifiestan varias deficiencias que inciden en la gestión del proceso extensionista. Como parte de ellas pueden citarse: la extensión vista como un sistema de acciones, programas y proyectos en las que todos no pueden participar; desconocimiento de sus referentes teóricos y metodológicos; inestabilidad y poca preparación de los directivos para conducir los procesos, y poco aprovechamiento de la diversidad cultural propiciada por las diferentes de fuentes de ingreso de los estudiantes que conforman el programa. Se carece de una caracterización psicosocial y cultural de la matrícula.

Asimismo la heterogeneidad profesional del claustro a tiempo parcial tampoco es tenida en cuenta y no siempre se utilizan las características del nuevo modelo pedagógico para potenciar el diálogo, la participación y la integración tomando como punto de partida la cultura del estudiante.

Las deficiencias en la práctica educativa declaradas anteriormente generan la tendencia a extrapolar concepciones de la gestión de la universidad tradicional al nuevo contexto universitario y, especialmente, a la extensión universitaria, proceso objeto de estudio. Subsiste la tendencia a homogeneizar la cultura universitaria sin tener en cuenta la singularidad, la particularidad cultural existente y la presencia de la diversidad en las necesidades culturales de carácter instructivo, personalizado y socializador, así como la existencia de miradas estereotipadas y etnocéntricas hacia los grupos humanos que conforman la nueva universidad cubana.

En esta nueva etapa de la universalización se contribuye a la formación cultural general del profesional que se forma en el nuevo contexto, respondiendo en lo fundamental, al objetivo de elevar la cultura general integral y no a la ubicación de los graduados en el mercado del trabajo.

Justamente en la década de los noventa, con la investigación que realiza González González y su aporte teórico consistente en un Modelo de Extensión Universitaria para la Educación Superior cubana5, se devela la relación dialéctica que, con carácter de ley, se manifiesta en la extensión universitaria como función-proceso.

Como función expresa las características externas, fenoménicas; como proceso, explica sus propiedades esenciales y determina las leyes de su comportamiento. Más adelante, en los estudios de González Fernández,8 es que se propone un Modelo de gestión para la extensión universitaria en la Educación Superior cubana, concretado en el Trabajo Sociocultural Universitario (TSU) y la Promoción sociocultural como su metodología.

Considerar la labor extensionista como proceso favorece su integración con la docencia y la investigación y a la vez supone un reto: transformar las prácticas extensionistas que se han venido desarrollando hasta el momento, a partir de que el encargo social de la universidad es preservar, desarrollar y promover cultura, por tanto, esto se estructura y se manifiesta en los procesos docente, investigativo y extensionista.

Es mediante la extensión que se canalizan los problemas sociales y se reflejan en los procesos específicos da la universidad: docencia e investigación. Mediante estos procesos, la universidad promueve la cultura en la sociedad en la rama técnica, científica, artística, deportiva, etc. Es en la extensión universitaria donde se manifiesta la integración de los procesos sustantivos de la universidad, orientados a cumplir su encargo social: preservar, desarrollar y promover la cultura.

Ahora bien, al considerar esta integración es necesario tener en cuenta el tratamiento que desde la extensión universitaria, en el contexto de la nueva universidad, se le ofrece a la diversidad cultural existente, que se manifiesta en territorios, instituciones, estructuras, organizaciones y actores que participan, con los cuales se tiende a homogeneizar la gestión de la extensión diseñada para la sede central.

Como planteara Tünnerman: “[…] la misión cultural que las instituciones de educación superior tienen que cumplir adquiere hoy singular importancia ante el fenómeno de la globalización, que amenaza con imponernos una empobrecedora homogeneidad cultural si los pueblos no fortalecen su identidad y valores. El cultivo y difusión de estos valores es también parte esencial de las tareas de la educación superior, que debe vincularse estrechamente con su comunidad local, regional y nacional para, desde ese enraizamiento, abrirse al mundo y, con una visión universal forjar “ciudadanos del mundo” capaces de comprometerse con la problemática global, de apreciar y valorar la diversidad cultural como fuente de enriquecimiento del patrimonio de la humanidad.”13 Es desde este contexto que se considera necesario asumir una propuesta de gestión de la extensión universitaria coherente con las necesidades y las proyecciones sociales y la nueva estructura universitaria: las Sedes Universitarias Municipales. Estas últimas tienen como objetivos:

Dar respuesta a problemas y necesidades sociales.
  • Ofrecer educación superior para todos.
  • Contribuir a elevar la formación cultural general de la población.

Para responder a estos objetivos, centrados en el principio de educación para todos del cual es exponente la política educativa cubana, es que se analiza la atención y el tratamiento educativo que necesita la diversidad cultural existente, en este contexto que la universalización de la Educación Superior se convierte en una fortaleza a tener en cuenta.

Modelar la gestión del proceso extensionista implica que hay que concebirla atendiendo a sus particularidades que, en sentido general, responden a una gran diversidad. El análisis se centra en la diversidad cultural, por ser un elemento distintivo de la cultura en el nuevo contexto y por ser uno de los objetivos del programa de universalización el contribuir a elevar la cultura general integral del profesional en formación y de la población.

El modelo de TSU generalizado para la Educación Superior cubana desborda los límites del trabajo extensionista en las instituciones universitarias municipales, pues, al aparecer esta nueva estructura con características y peculiaridades propias, se requiere de una mayor precisión en la gestión de este proceso. Debe tenerse en cuenta, como parte del municipio y todo el entramado que genera, su propia cultura y su diversidad que hay que atender y enriquecer, a partir de los presupuestos adquiridos por las universidades centrales en función de la nueva realidad educativa.

Los profundos cambios que tienen lugar en la Universidad cubana, la aparición de nuevos actores, la reinserción en el contexto educativo de personas provenientes de diferentes sectores laborales –entre ellos, desvinculados del estudio y del trabajo–, la presencia de un nuevo claustro profesoral con variada formación académica y cultural, las diferentes culturas que confluyen en el espacio universitario –no sólo desde lo artístico, sino en su modo de comprender el mundo, estilos de vida, costumbres, medio sociocultural del que proceden, modos de vestir, normas de convivencia social y colectivas, códigos sociolingüísticos que establecen, gustos, intereses, creencias, metas y proyectos de vida, entre otros aspectos– demuestran la gran diversidad cultural que caracteriza el nuevo escenario educativo presente en las Instituciones Universitarias Municipales.

Estos componentes de diversidad cultural que se dan en el nuevo contexto de la universalización de la Educación Superior cubana reclaman ser atendidos, reconocidos e introducidos con celeridad desde la gestión de los procesos formativos, y en este caso desde la extensión universitaria. Se impone impregnarla de un enfoque diferente de su propia gestión y lograr una evaluación del impacto, centrado no sólo en los efectos externos, sino también en su acción interna dirigida al desarrollo de profesores y estudiantes, llamados a ser sujetos y objetos del proceso extensionista.

Estos aspectos exigen una nueva mirada y un tratamiento pedagógico diferente identificado con un nuevo enfoque que tiene sus principales referentes en la antropología de la educación y, en especial, en la pedagogía intercultural, aunque no sólo en ellas. Tener en cuenta estos elementos interculturales debe contribuir a la formación integral de los futuros egresados y propiciar, mediante la extensión universitaria, la promoción de una cultura general integral.

La educación intercultural tiene una sólida base antropológica que se apoya en el estudio y la comunicación entre las diversas culturas, en su sentido más amplio, no solo como cultura artística, racial, étnica y lingüística, sino como concepto amplio de cultura que toma en cuenta toda la obra material y espiritual producida por el ser humano y que se expresa en conocimientos, normas, valores, símbolos, ideas, principios, etc.

Existen numerosos estudios sobre la interculturalidad: Zúñiga y Ansión14, Merino y Muñoz15, Degregori16, García17, Gasché18, Martínez19, Bolívar y Grindsted20, Aguado21, Del Valle y Poblete22, Dietz y otros23; que van desde los conceptos, las reconceptualizaciones y las genealogías críticas a dichos estudios hasta propuestas concretas de manuales, guías de estudio, compendios, proyectos, modelos y estrategias, en los que se reconoce a la Antropología como “madre” de aquellos.

Existen diferentes posturas y enfoques desde varias disciplinas. Corresponde a la Pedagogía, desde la Antropología de la Educación, ser una de las que trata el tema mediante la educación intercultural, fundamentalmente, desde los procesos lingüísticos, migratorios y étnicos, aunque existen estudios en el ámbito del mercado y otros dirigidos a las políticas de salud.

En la Educación Superior se abordan numerosos estudios sobre la interculturalidad; por ejemplo, en el caso de España: Flores24, De Santos25 y Santos Rego26; y en América Latina: López27, Rojas28 y Lehmann29. Todos ofrecen aspectos epistemológicos, programas, proyectos, experiencias y modelos. Entre ellos se destaca el venezolano Mato30, coordinador del proyecto Diversidad cultural e interculturalidad en Educación Superior en América Latina, del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe. A pesar de los aportes que ofrecen las publicaciones realizadas sobre este proyecto, el mismo limita su alcance a elementos étnicos, raciales y lingüísticos de pueblos indígenas y afrodescendientes.

La política educativa cubana es eminentemente intercultural, de ahí que toma en cuenta como referentes principales el principio de educación para todos, el de equidad y justicia social, y el de igualdad de oportunidades, entre los fundamentales. Las experiencias del Sistema educativo de colaboración e internacionalización de la Educación, concretadas en diferentes regiones geográficas y en el propio territorio nacional con centros como la Escuela Latinoamericana de Medicina, la Universidad de Ciencias Informáticas, las del Deporte, el Instituto Superior de Arte y la Escuela Internacional de Radio, Cine y Televisión, entre otras, así lo demuestran. Por su parte, el propio modelo pedagógico de la nueva universidad cubana es un fiel exponente del cumplimiento de estos principios.

En Cuba existen varios estudios culturales realizados fundamentalmente por la Universidad de Oriente que abordan el tema de la interculturalidad, pero siempre desde la influencia de las diferentes culturas que conviven, producto de los procesos migratorios y su influencia en la historia de la nacionalidad cubana. Al respecto, los aportes antropológicos de Fernando Ortiz constituyen referentes puntuales a tener en cuenta como precursor de estos estudios en Cuba.31

En las fuentes revisadas sobre estudios interculturales en el país, se encuentran: una propuesta para la superación del profesorado en educación intercultural de Cabrera y Gallardo32, diseñada a partir de la incorporación de estudiantes extranjeros a las aulas de la universidad médica de Villa Clara y la necesidad de superar a los profesores; una ponencia sobre la gestión intercultural para la empresa cubana de Gallardo33; y la experiencia de un colectivo de autores34 de Matanzas que aporta algunos fundamentos multiculturales y axiológicos de la educación a distancia a través de las Tecnologías de Información y las Comunicaciones para la universalización y la internacionalización de la Educación Superior, dichos trabajos han servido de referentes para la fundamentación de la problemática que se estudia.

La investigación intercultural aborda la realidad desde distintos posicionamientos en relación con la cultura. Esta se nutre de la noción del enriquecimiento mutuo y de la contribución de las diversas culturas a cualquier rama del conocimiento y de la actividad humana de que se trate. Por tal razón, la interculturalidad es hoy un espacio teórico de valor indiscutible para la pedagogía: enriquecer, crecer, unir cooperativamente y ser más flexibles, tolerantes y eficaces en la comunicación, y por la cultura propia, que no evoluciona sino es a través de su contacto con otras.

Los intercambios entre culturas, por su parte, pueden tener características muy diversas. En la actualidad se apuesta por la interculturalidad que supone una relación respetuosa entre culturas, interacción e integración. La educación intercultural es, por tanto, una forma de entender y vivir la educación, es un enfoque educativo con carácter inclusivo, donde la diversidad es un ingrediente indispensable y positivo para una educación integral y de calidad, considerándose la diversidad un valor que enriquece.

Esta educación se ha venido asociando de manera reduccionista con una educación para inmigrantes, para culturas minoritarias que finalmente deban adaptarse a la predominante, pero en realidad debe ser una educación para todos y todas. Un todo entendido como una diversidad, basado en el principio de integración/inclusión y no en el de asimilación. Una educación para aprender a vivir en sociedad y en la diversidad cultural que ofrece el mundo de hoy, donde se desarrollan valores como el respeto y la tolerancia hacia los demás.

Por tanto, se considera una educación transformadora, no sólo a nivel educativo, sino también con proyecciones a la sociedad, de ahí el papel de la extensión y su contribución al respecto, pues se trata de: “En vez de centrar la atención en los otros (extranjeros, inmigrantes, diferentes) de enfocarla en cada uno de nosotros, en nuestra individualidad y en nuestras relaciones con los otros: cada uno de nosotros es diverso y diferente.”15

Tal elemento en la universalización de la Educación Superior cubana toma relevancia, teniendo en consideración las prácticas culturales diversas que se dan en el contexto de la nueva universidad y atendiendo a las necesidades, las exigencias y las deficiencias que se presentan en el proceso formativo, especialmente en la extensión universitaria.

La educación intercultural en la universalización de la Educación Superior, a partir del principio de Educación para todos, debe contribuir a que la igualdad de oportunidades garantice el tratamiento de la diversidad cultural existente.

Lo anterior se logra no sólo con el diagnóstico sociocultural de las comunidades, sino también con el reconocimiento y la atención de los sujetos caracterizados por una gran diversidad cultural, que en definitiva son los que protagonizan las acciones para lograr promover cultura, ya sea en sus centros laborales, espacios familiares y comunitarios; pero sobre todo, para el logro del fortalecimiento de la cultura intrauniversitaria como elemento que garantiza el desarrollo posterior de la Universidad en su entorno social.

Se vive en un mundo intercultural en el que tiende a imponerse la homogeneidad cultural. Apostar por la interculturalidad como principio rector permite constatar las relaciones interculturales de hecho y afirma la inviabilidad a largo plazo de un mundo que no asuma su diversidad cultural como riqueza y como potencial.

Una modelación teórico-metodológica de la gestión de la extensión en el contexto de la nueva universidad cubana, no se puede desentender de la aprehensión consciente, de manera que cada sujeto se considere activo, importante, respetado y reconocido ante sus prácticas diversas. Ello significa aprender a dirigir la diversidad cultural, así que se produzca un aprendizaje mutuo y se retenga el mínimo de continuidad y permanencia en el programa de universalización.

Esta concepción permite ratificar cuán importante resulta que la Universidad cumpla cabalmente su misión social y cultural, mediante la promoción de la cultura, como esencia y objetivo supremo de la extensión universitaria, en tanto proceso formativo integrador.

A la universalización, con su naturaleza extensionista y con el logro en la integración de los procesos formativos, se le impone el reto de lograr incorporarle a la gestión un nuevo enfoque, mediante esa interconexión de saberes, culturas, conocimientos y prácticas culturales existentes. Es, precisamente, el de la interculturalidad, tomando en cuenta la confluencia cultural de los nuevos actores.

Esto a su vez responde a la necesidad de atender sociedades cada vez más interculturales desde lo racial, lo étnico, lo lingüístico y que desde lo estrictamente pedagógico han recibido un tratamiento profundo en lo lingüístico, no así desde otros ángulos, especialmente desde la gestión de la extensión universitaria. De esta manera se trata de dar respuesta a la atención de la diversidad cultural y se contribuye a la disminución de la tendencia a homogeneizar la cultura de los pueblos.

Dentro de la literatura revisada, relacionada con el tema de la interculturalidad, queda demostrado que se encuentran ejemplos de cómo tratarlo. A partir de los diferentes grupos humanos que se conforman en diferentes países como resultado de las migraciones, la educación bilingüe, la presencia de tribus indígenas, las diferentes razas y etnias, y los desafíos académicos y socioculturales, a la hora de lograr la educación inclusiva y el cambio que debe operar en las universidades para una formación intercultural en los jóvenes.

Todo lo anterior deja un vacío teórico que es necesario abordar, para ofrecer el tratamiento que necesita la diversidad cultural existente, vista desde la extensión universitaria como proceso formativo, en la universalización de la Educación Superior cubana.

Se demuestra, entonces, la necesidad de modelar la gestión de este proceso en la universalización de la Educación Superior, por presentar características y necesidades propias; pues, aun cuando presentan puntos en común, en sentido general el modelo actual no se ajusta a las demandas de la formación integral del nuevo discente.

CONCLUSIONES

1. La extensión universitaria es un proceso formativo que requiere de la reconceptualización de su gestión en condiciones de universalización.

2. El reconocimiento y la atención a la diversidad cultural existente en el nuevo contexto de la universidad cubana son elementos que deben continuar estudiándose para el logro de la formación cultural del estudiante.

3. La pedagogía intercultural es una vía para contribuir a una mejor gestión de la extensión universitaria en condiciones de universalización.

4. Los fundamentos interculturales del proceso extensionista en la universalización de la Educación Superior cubana que se ofrecen constituyen puntos de partida para modelar la gestión de la extensión en este nuevo contexto.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Castro Ruz F. Discurso pronunciado en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela 3 Feb 1999. La Habana: Oficina de Publicaciones de Consejo de Estado de la República de Cuba; 1999.

2. Álvarez de Zayas C. La Universidad como Institución Social. La Habana: Editorial Academia: 1996.

3. Freire P. La educación como práctica de libertad. Buenos Aires: Edición Siglo XX; 1985.

4. Hart Dávalos A. La extensión universitaria y la integración cultural [conferencia ofrecida en el I Encuentro Latinoamericano de Extensión Universitaria]. La Habana: Palacio de las Convenciones; 1996.

5. González González G. Un modelo de extensión universitaria para la Educación Superior cubana. Su aplicación en la Cultura Física y el Deporte [tesis doctoral]. La Habana: Universidad de La Habana; 1996.

6. Tünnermann Bernheim C. El nuevo concepto de extensión universitaria. En: Memorias del V Congreso Iberoamericano de extensión. Sociedad, Educación Superior y Extensión: Balance y perspectivas. Ciudad de México, DF: Editorial ANUIES; 2001.

7. Del Huerto Marimón ME. La Extensión Universitaria como vía para fortalecer los vínculos Universidad-Sociedad desde la promoción de salud. Rev Cubana Salud Pública [Internet]. Jun 2007 [citado 27 Abr 2011];33(2):[aprox. 1 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662007000200005&lng=es

8. González Fernández M. Modelo de gestión de la extensión universitaria para la universidad de Pinar del Río [tesis doctoral]. La Habana: Universidad de La Habana; 2002.

9. Sánchez Manzano M. La Extensión ante los nuevos escenarios de la Universidad cubana: una visión [tesis de maestría]. Santiago de Cuba: Universidad de Oriente; 2003.

10. González Moreno M. Formulación teórico-metodológica de la promoción cultural de la investigación para la integración de los procesos universitarios extensión e investigación [tesis doctoral]. La Habana: Centro de Referencia para la Educación de Avanzada, Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría; 2006.

11. Horruitiner Silva P. El nuevo modelo de universidad cubana. La Habana: Ministerio de Educación Superior; 2004.

12. Congreso Internacional Universidad 2006 [CD-ROM]. La Habana: Palacio de las Convenciones; 2006.

13. Tünnermann Bernheim C. Nuevas perspectivas de las funciones académicas universitarias. Ciudad de México, DF: Editorial ANUIES; 2003.

14. Zuñiga M, Ansión J. Interculturalidad y Educación en el Perú [folleto de lecturas complementarias del Foro Educativo]. Urubamba: Instituto Superior La Salle, Facultad de Educación de la Universidad Peruana Cayetano Heredia; 1997.

15. Merino J, Muñoz A. Ejes de debate y propuestas de acción para una pedagogía intercultural. Revista Iberoamericana de Educación. 1998;(17).

16. Degregori CI. Multiculturalidad e Interculturalidad [Internet]. [citado 18 Abr 2011] Disponible en: http://www.cholonautas.edu.pe/modulo/upload/Degregori1.pdf

17. García C. Una aproximación a los estudios interculturales en la administración. Monterrey: Universidad de Monterrey; 2001.

18. Gasché J. Criterios e instrumentos de una Pedagogía intercultural para proyectos de desarrollo en el medio bosquesino amazónico. Relaciones [Internet]. Verano 2002 [citado 27 Abr 2011];XXIII(91):193-234. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/IndArtRev.jsp?iCveNumRev=348&iCveEntRev=137

19. Martínez Otero V. Educación intercultural y desarrollo de la personalidad. La mirada intercultural en la escuela [Internet]. [citado 27 Abr 2011]. Disponible en: http://www.cendonbosco.com/revista/revistas/revista%20ed%20futuro/Ef8/art_ed_inter

20. Bolívar A, Grindsted A. Estudios interculturales-Análisis del discurso La cognición en (inter)acción: La negociación de creencias estereotipadas en el discurso intercultural. Núcleo [Internet]. Dic 2005 [citado 27 Abr 2011];17(22):[aprox. 1 p.]. Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0798-97842005000100003&lng=en&nrm=iso&ignore=.html

21. Aguado Odina MT. La educación intercultural: concepto, paradigmas, realizaciones. En: Jiménez MC [editora]. Lecturas de pedagogía diferencial. Madrid: Dykinson; 1991.

22. Del Valle C, Poblete T. Genealogía crítica de los estudios interculturales y la comunicación intercultural en América. Temuco: Universidad de La Frontera; 2009. p. 193-214.

23. Dietz G, Mateos L, Jiménez Y, Mendoza G. Los estudios interculturales ante la diversidad cultural. Una propuesta conceptual. Estudios Interculturales [Internet]. Veracruz: Universidad Veracruzana; Dic 2009 [citado 27 Abr 2011]. Disponible en: http://www.uv.mx

24. Flores MD. La educación intercultural: Propuesta de intervención. Revista de Educación. 2001;(3):203-9.

25. De Santos FJ. Desarrollo de la competencia intercultural en alumnado universitario: una propuesta formativa para la gestión en empresas multiculturales [tesis doctoral]. Barcelona: Universidad de Barcelona; 2004.

26. Santos Rego M. Cambio en la universidad y las previsiones de una formación más intercultural de los jóvenes. Revista Innovación Educativa. 2010;10(50):2.

27. López LE. La cuestión de la interculturalidad y la educación latinoamericana. UNESCO: Séptima Reunión del Comité Regional Intergubernamental del Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe; 2001.

28. Rojas R. El papel de la Universidad en la transformación de la sociedad. Interculturalidad y Educación Superior: el reto de formar una sociedad pluricultural y democrática. Guadalajara: Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas, Universidad de Guadalajara; 2007.

29. Lehmann D. Interculturalidad y educación popular [Internet]. Veracruz: Universidad Veracruzana; 2008 [citado 27 Abr 2011]. Disponible en: http://www.uv.mx

30. Mato D. Diversidad cultural e interculturalidad en Educación Superior. Experiencias en América Latina [Internet]. Caracas: Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC); 2008. [citado 27 Abr 2011]. Disponible en: http://www.iesalc.unesco.org.ve

31. Barnet M. Palabras de inauguración de la Conferencia Internacional Fernando Ortiz: transculturación, vanguardia y diversidad cultural. Catauro, Revista Cubana de Antropología [Internet]. Ene-Jun 2000 [citado 27 Abr 2011];1(1). Disponible en: http://www.fundacionfernandoortiz.org/1catauro/catauro1_2000.pdf

32. Cabrera I, Gallardo T. La superación del profesorado en educación intercultural: una propuesta para la universidad cubana actual. Actualidades Investigativas en Educación. Revista Electrónica del Instituto de Investigación en Educación Universidad de Costa Rica [Internet]. Ago del 2008 [citado 27 Abr 2011];8(2). Disponible en: http://revista.inie.ucr.ac.cr

33. Gallardo T. Gestión intercultural en las organizaciones: reto actual de la empresa cubana [disertación]. Santa Clara: Universidad Central de Las Villas Marta Abreu; 2007.

34. Rodríguez JL, Acosta H, Alfonso RE. Fundamentos multiculturales y axiológicos de la educación a distancia a través de las TIC para la universalización e internacionalización de la Educación Superior [disertación]. Matanzas: Centro de Estudios para el Desarrollo Educacional, Universidad de Matanzas; 2003.

Recibido: 14/02/2011

Aprobado: 10/06/2011

 

María Victoria González Peña. Licenciada en Educación especialidad Matemática, Máster en Investigación Educativa, Profesora Auxiliar, Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz, Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas, Departamento de Sociología, Carretera Circunvalación Este Km 5½, Camagüey, Cuba, CP. 70600. maria.gonzalezp@reduc.edu.cu



Añadir comentario