El Profesor Guía: máximo orientador del trabajo educativo en la Educación Médica Superior Cubana

ARTÍCULO

 

 

El Profesor Guía: máximo orientador del trabajo educativo en la Educación Médica Superior Cubana

 

 

Guide professor: the greatest counselor for the educative work in the Cuban Medical High Education

 

 

 

Sonia Socarrás SánchezI, Martha Díaz FloresII, Antonio Sáez PalmeroIII.

 

I.Licenciada en Filosofía Marxista Leninista, Máster en Humanidades Médicas, Profesora Auxiliar, Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, Centro de Desarrollo de las Ciencias Sociales y Humanísticas en Salud, Carretera Central Oeste Km 4½, Camagüey, Cuba, CP. 70 700. ssonia@iscmc.cmw.sld.cu  

II. Doctora en Educación, Químico Farmacéutico Biólogo, Profesor tiempo completo, Profesor tiempo completo "F" , perfil PROMEP, Universidad Autónoma del Estado de México, Dirección de Fortalecimiento de los Valores Universitarios, Avenida Ignacio Manuel Altamirano No. 107 Col. Centro, Toluca, Estado de México, México, CP 50000. marfalda08@gmail.com 

III.Doctor en Ciencias Pedagógicas. Profesor Titular. Centro de Estudios Pedagógicos de la Cultura Física y el Deporte “Rafael Fortún Chacón”. Facultad de Cultura Física y Deportes de Camagüey. Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte "Manuel Fajardo". Camagüey. Cuba.

 

 

 


RESUMEN

El Profesor Guía en la universidad cubana y en particular en la educación médica superior desempeña un rol fundamental en el proceso de formación integral del futuro profesional. Para lograr este propósito debe cumplir con sus direcciones de trabajo y funciones, las cuales se abordan en este artículo. Se incorporan nuevas categorías como es la definición de la labor educativa de los profesores guías de la carrera de Medicina, la redefinición de Profesor Guía y se proponen nuevas funciones que debe asumir este docente.

Palabras clave: docentes, educación superior, educación médica.

 


ABSTRACT

The guide professor in Cuban universities and particularly in the Medical High Education plays an essential role in the comprehensive education process of the future professional. To accomplish this purpose, the professor should fulfill his work directions and perform his duties, which are included in the following article. New categories are incorporated like for instance, the definition of educative work of the guide professor of the Medicine school and the redefinition of guide professor. Moreover, new duties to be accomplished by the guide professor are proposed.

Keywords: faculty, education higher, education medical. 


 

 

 

INTRODUCCIÓN

La actualización del modelo económico cubano es un proceso de extraordinaria complejidad, por el conjunto de factores y actores sociales que en él participan, y las circunstancias en las cuales se produce; la difícil situación internacional derivada del predominio de la ideología neoliberal a escala planetaria, y el incremento de la agresividad de sucesivas administraciones estadounidenses.

Tales acontecimientos plantean la necesidad de profundizar en las investigaciones conducentes al perfeccionamiento no solo de los procesos o actividades vinculados directa o indirectamente a la vida económica de la sociedad, sino también en aquellas esferas altamente comprometidas con “[…] la elevación sistemática y sostenida con la calidad de los servicios que se brindan a la población […]”1 como es el caso de la formación de los profesionales de la salud.

Corresponde entonces a las universidades de ciencias médicas del país la formación de un profesional de la salud autónomo, crítico, reflexivo, participativo, capaz de construir su propio conocimiento y con una sólida formación humanista basada en los valores contenidos en la obra de José Martí, las tesis cardinales del Marxismo-Leninismo y la síntesis creadora del Fidelismo, que lo sitúe a la altura de las demandas de estos tiempos.

La educación médica superior cubana ha comprendido plenamente que los objetivos relacionados con la formación de la personalidad del estudiante son los más importantes de todo el proceso de formación, y en correspondencia con ello ha elevado al rango de estrategia principal, el sistema de influencias educativas a realizar, para lograr la formación de los valores que deben caracterizar a un profesional de las carreras médicas en la época actual.

Adquiere especial importancia la concepción humanista en el proceso de formación del futuro profesional de la salud en el cual el trabajo formativo dirigido al fortalecimiento de los valores humanos esenciales de esta profesión ocupa un lugar preponderante, en el desarrollo de la docencia médica, tanto en el área básica como clínica, las que constituyen escenarios con un rol protagónico en la formación de estos profesionales.

Como respuesta a las nuevas necesidades y al encargo social esta problemática requiere una reconceptualización del Profesor Guía, al ser una figura que tiene gran relevancia en la concepción de la Pedagogía de la educación superior cubana, al asumir la responsabilidad de la dirección del trabajo educativo de la universidad que tiene como misión fundamental la formación integral del futuro profesional para que asuma cabalmente los retos de la época actual y participe activamente en el desarrollo económico y social del país.

A partir de las consideraciones realizadas el artículo tiene como propósito argumentar la importancia del Profesor Guía como máximo orientador del trabajo educativo en la educación superior y en particular en la educación médica superior.

 

DESARROLLO

La sociedad requiere de la universidad cubana egresados con un desempeño profesional integral, lo que significa dotarlos de una sólida preparación científica y técnica, una amplia formación humanística, un pensamiento filosófico, valores sociales y un alto compromiso social. A la vez, esto exige un personal docente con un elevado grado de profesionalidad, incluyéndose dentro de dicho personal al Profesor Guía.

El docente desempeña un papel fundamental en el proceso de formación integral de la personalidad, a esto se refirió Fidel Castro Ruz: “Todos los profesores tienen la responsabilidad de influir en la formación de los educandos; pero el Profesor Guía tiene la importante misión de coordinar el sistema de influencias unificadas sobre el grupo particular de alumnos.”1

En Cuba, esta preocupación comenzó desde el mismo momento del triunfo revolucionario. En septiembre de 1959 se aprobó la Ley No. 559, que establecía una serie de normas para los centros de educación media y profesional. Se crearon los Consejos Estudiantiles de Curso, integrados por estudiantes y profesores, quienes tenían la responsabilidad de velar por la unidad del grupo y las actividades que se debían realizar, en relación con la educación política-ideológica. En la Resolución Ministerial 619/88 sobre los aspectos principales del trabajo de los profesores guías en los centros docentes de la educación media, se determinó que la función de estos consejos estaría asesorada por un Profesor Guía; surge así el Profesor Guía en la escuela cubana.2

En la búsqueda de las misiones del Profesor Guía, así como de la esencia misma del proceso de transformación hay que remitirse necesariamente a la política educacional cubana, de la Plataforma del Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba, donde se definió el fin, los objetivos y principios de la misma. Como fin se planteó: “Formar las nuevas generaciones y a todo el pueblo en la concepción científica del mundo, es decir, la del materialismo dialéctico e histórico; desarrollar en toda su plenitud humana las capacidades intelectuales, físicas y espirituales del individuo y fomentar, en él elevados sentimientos y gustos estéticos; convertir los principios ideopolíticos y morales comunistas en convicciones y hábitos de conducta diaria”3

En el centro de este conjunto de transformaciones ha estado reflejado el profesor en su función de guía, orientador y director de la actividad de los alumnos; funciones que asume ahora el Profesor Guía en la educación superior. Al profundizar en la labor de este docente es necesario analizar su importancia y las tareas que cumple dentro de la educación cubana.

La figura de este profesional ha sido definida por diversos autores, citando entre ellos a Boldiriev: “El Profesor Guía es el principal organizador del trabajo educativo. Organiza y educa al colectivo de estudiantes de su grupo, aúna los esfuerzos educativos de los maestros, profesores, de las organizaciones de estudiantes y del Komsomol del aula, de los padres de los alumnos y de los representantes de las organizaciones sociales.’’4

Según Menéndez Pérez: “El Profesor Guía constituye un factor esencial en el desarrollo ideológico, político y moral de los alumnos conjuntamente con la Unión de Jóvenes Comunistas y la organización estudiantil.’’5

Un colectivo de autores lo define como “aquel profesor que, además de cumplir con las funciones inherentes a todo educador, está encargado de coordinar, orientar y controlar la atención docente-educativa del grupo de alumnos que se le asigne.’’6

Un grupo de investigadores del Ministerio de Educación, define al Profesor Guía “como un maestro con funciones adicionales, con una responsabilidad especial, que requiere un nivel más desarrollado de cualidades, capacidades pedagógicas y en particular de aquellas que le permiten ser un acertado guía, capaz de dirigir, organizar, cohesionar su grupo y convertirlo en un verdadero colectivo.’’7

En el documento del Ministerio de Educación Superior referido al Enfoque integral para la Labor Educativa y Político Ideológica y de la Defensa en la Universidad se plantea que el Profesor Guía “es un educador por excelencia y debe con su liderazgo académico y educativo, favorecer además, la formación de una cultura general integral en los estudiantes, atenderlos permanentemente de forma individual y colectiva y garantizar el fortalecimiento de los vínculos afectivos en una adecuada atmósfera espiritual. Es el que está llamado a desarrollar, en coordinación con los demás profesores, el trabajo educativo integral haciéndolo efectivo en y con el grupo.8

Un colectivo de autores de centros de educación médica superior lo define como “educador por excelencia, designado a la atención de un grupo o brigada, para atender las diferencias individuales en el proceso docente educativo y la formación y/ o consolidación de valores durante un largo periodo de su formación.9

Un análisis de las conceptualizaciones anteriores permite la determinación de elementos comunes tales como: su papel rector en el trabajo educativo, su carácter mediador en el sistema de influencias educativas, su nivel de responsabilidad en el cumplimiento de sus funciones, la necesidad de poseer cualidades específicas para el desempeño de su labor, para la atención a la diversidad educativa y la formación de valores en los estudiantes y su labor está encaminada a la orientación educativa a la cual se le otorga un lugar importante en la realidad educacional, al estar dirigida a la formación integral de la personalidad.

En Cuba, desde el curso 1999-2000, comenzaron a producirse un conjunto de transformaciones que se caracterizaron por cambios radicales en la concepción del trabajo docente-educativo y los estilos de dirección, que inciden directamente en la actividad pedagógica de los profesores guías, lo que le exige a esta actividad mayor nivel de preparación y entrega.

Es por ello y ante esta nueva realidad se impone la búsqueda de nuevas soluciones que permitan enfrentar la labor educativa y de manera particular en la universidad, tratando de garantizar, en el menor tiempo posible, la cultura general integral. Como respuesta a esta demanda tienen lugar un conjunto de transformaciones en los diferentes niveles de enseñanza en su concepción. A partir del curso escolar 2005-2006 el Comandante en Jefe pone en un primer plano la labor educativa que debe desarrollar el profesor como un requerimiento de las complejidades propias de las edades de los alumnos en cada nivel de enseñanza.

En la contemporaneidad, ante esta problemática, la enseñanza universitaria se propone el perfeccionamiento de la labor educativa, por eso el concepto de Profesor Guía se reconceptualiza y se define: “como un profesional comprometido y con una alta conciencia de la significación social y personal de la tarea que realiza, con una preparación psicopedagógica, apto para guiar al estudiante a la autorrealización, brindándole atención especial de manera personalizada a partir de la oportuna caracterización, intervención y seguimiento en su proceso de crecimiento personal a través del trabajo educativo creativo y compuesto de ideas, que deje libertad para la independencia cognoscitiva y el desarrollo del protagonismo estudiantil, un ejemplo de sencillez que inserte a sus alumnos armónicamente en el colectivo estudiantil y en las actividades curriculares, extensionistas y sociopolíticas para contribuir a su formación integral.”10

Para operacionalizar esta definición es necesario determinar, a partir de ideas, su esencia:

  • El grado de compromiso en el proceso de formación del estudiante.

  • Labor consciente y responsable, que le otorga un rol protagónico como sujeto.

  • Caracterización del personal que puede ser seleccionado como Profesor Guía.

  • La capacidad para realizar el trabajo educativo personalizado apoyando su labor en el diagnóstico y la caracterización psicopedagógica individual y grupal, cumpliendo con la atención a la diversidad educativa.

  • El nivel de responsabilidad para fomentar el protagonismo estudiantil y la independencia cognoscitiva.

  • Su misión es fomentar acciones educativas en las esferas de actuación del estudiante encaminadas a contribuir a su formación integral.

Es en este contexto y atendiendo a esta concepción el Profesor Guía es un aporte revolucionario para la atención diferenciada a un número reducido de estudiantes ya que se centra en el sujeto, en el desarrollo de su personalidad, en su autoconocimiento y papel activo, en su crecimiento personal y conduce a la formación integral del alumno.

Con base en la definición citada, se puede pensar que todo profesor realiza esta función, sin embargo, el ser Profesor Guía implica una mayor responsabilidad, porque es brindar atención personalizada al estudiante, ofrecerle apoyo en todos los sentidos, crear un clima de confianza entre ambos que permita conocer aspectos de su vida, que influyen directa o indirectamente en su desempeño, sugerir actividades que favorezcan un desarrollo profesional integral del estudiante.

La tarea que debe asumir la escuela superior es preparar al alumno para que pueda enfrentar nuevas situaciones y problemas que ahora no ocurren, pero que ocurrirán en el futuro. Un egresado de la educación superior debe saber prever el futuro desarrollo de su esfera profesional, y estar preparado para lo que acontecerá.

En La universidad cubana el Profesor Guía es el máximo orientador del trabajo educativo. “Él ha de integrar, en una misma acción, orientaciones del ámbito personal, profesional, afectivo y social.”11 El proceso de perfeccionamiento de la educación médica superior cubana se fundamenta en la necesidad de formar a un profesional que responda a las exigencias sociales de la época contemporánea. Se trata de una etapa dialécticamente superior para elevar la calidad del proceso educativo, mediante estrategias educacionales diferentes y para lograr este propósito es necesario el desarrollo progresivo en el modo de actuación del Profesor Guía. Este docente desempeña una labor especial y tiene sus especificidades en las carreras de la Universidad de Ciencias Médicas, por eso es necesario ofrecer una conceptualización de su trabajo en la especialidad de Medicina.

Se define la labor educativa de los profesores guías de la carrera de Medicina como la actividad pedagógica que se encamina al desarrollo integral de la personalidad del estudiante de esta profesión, que basa su rol de dirección en múltiples funciones, incluye a todos los agentes involucrados en el colectivo pedagógico del año y está orientada a la formación de un Médico General con un perfil ético-humanista, profesional, ocupacional y dotado de un sistema de valores de la profesión médica que respondan a las condiciones actuales del desarrollo del proyecto social cubano.

En la operacionalización de esta definición se han determinado, las siguientes ideas:

  • Contempla rasgos que identifican la labor educativa del Profesor Guía en la carrera de Medicina.
  • Plantea como propósito de su labor la formación integral del estudiante.
  • Se incluye la importancia del cumplimiento de sus funciones.
  • La necesidad de su labor en estrecho vínculo con el sistema de influencias educativas.
  • La incidencia del trabajo educativo en el cumplimiento de los requerimientos del Modelo del Profesional.
  • La importancia de la formación axiológica del médico y su correspondencia con las exigencias de la sociedad cubana.

El éxito de la labor educativa depende de la preparación que desde el punto de vista pedagógico posean los docentes y médicos que realizan esta misión. Para que el trabajo del Profesor Guía rinda frutos en una educación integral del futuro profesional de la Medicina, éste debe apoyarse en un sistema integrado de funciones, lo que desarrollará con el colectivo profesoral y con la brigada estudiantil a él asignada.

Como resultado de las transformaciones implementadas en la sociedad cubana en los ámbitos científico y educativo, su rol es más abarcador en la actualidad, por lo que esto implica profundos cambios en la concepción de este actor del proceso formativo. Este profesor, establece una relación profunda, estable y de respecto mutuo, con los estudiantes, cuyos resultados serán sin dudas superiores, en cuanto a la formación de una personalidad armónica ya realiza una labor humana al tener como propósito desarrollar las potencialidades de los estudiantes.

En esta misma dirección se encamina la labor de tutoría académica en México, pues como señalan investigadores de esta temática: “La tutoría es el conjunto de acciones educativas que contribuyen a desarrollar y potenciar las capacidades básicas de los alumnos orientándolos para conseguir su maduración y autonomía y ayudarlos a tomar decisiones. Vista así, se trata de una acción sistemática, específica, concretada en un tiempo y un espacio donde el alumno recibe una atención individual y grupal, pero siempre personalizada. Más específicamente el tutor está encargado de fomentar el desarrollo integral de los alumnos dentro de su trayectoria escolar, apoyándolo en su necesidad de conocimientos, de explorar sus aptitudes y habilidades para mejorar su aprendizaje, y tomar conciencia, de manera responsable, sobre su futuro.”12

Ambas definiciones, aunque en contextos diferentes, se basan en criterios similares cuando se refieren a la labor educativa del tutor y del Profesor Guía ya que su propósito fundamental es lograr la formación de un profesional integral e independiente a partir del trabajo personalizado.

El trabajo educativo es un trabajo colectivo. Su éxito no depende de educadores aislados, sino del esfuerzo conjunto de todos los que integran el colectivo pedagógico. En esta labor de formar al hombre capaz de cumplir con su encargo social, el profesor guía es un eslabón básico y fundamental que, además de cumplir con las funciones inherentes a todo educador, debe coordinar, orientar y controlar la atención docente-educativa del grupo que se le asigne.

Los profesores no presentan el mismo nivel de desarrollo de sus capacidades profesionales, por lo que al seleccionar al guía se han de tener en cuenta los elementos básicos relacionados con su trabajo, tales como: el grupo de alumnos, los profesores que trabajan con el mismo y las organizaciones estudiantiles. Su selección constituye una de las tareas más importantes del Consejo de Dirección y su designación ha de ser un reconocimiento a la labor desarrollada, por lo que se debe presentar al claustro y al colectivo estudiantil al inicio de curso, y con la solemnidad requerida.

El Profesor Guía en su actividad diaria, tiene que dirigir su trabajo y coordinar el del resto de los profesores del grupo hacia el logro de objetivos comunes. Su actividad no puede de ninguna forma estar aislada de la labor que en general se desarrolla en la universidad.

En el Seminario Nacional a dirigentes, metodólogos e inspectores de las direcciones municipales y provinciales de educación se resumen las direcciones fundamentales del trabajo del Profesor Guía.13 Se explica el contenido de cada una de ellas, contextualizadas a las condiciones en las cuales el Profesor Guía desarrolla su labor en la educación superior.

El contenido de las direcciones de trabajo del Profesor Guía se manifiesta en los siguientes aspectos:

  • Conocimiento individual de los estudiantes: El conocimiento de las particularidades evolutivas de los estudiantes, permite al profesor guía tenerlas en consideración en el trabajo docente y en la estructuración de las diferentes acciones educativas que se planifican en el proyecto del colectivo estudiantil, así como en el nivel de participación deseable. Para llevar a cabo la atención a la diversidad educativa es necesario, ante todo, realizar un estudio de ellos, observarlos, analizar su conducta, investigar en el hogar y con el propio alumno las causas de ésta.

Es preciso sistematizar y generalizar los conocimientos que se poseen sobre los estudiantes, complementarlos, a fin de dirigir adecuadamente su desarrollo.

El Profesor Guía es el encargado de registrar en el expediente acumulativo del estudiante sus características personales, la valoración de su actitud y las recomendaciones a los profesores del siguiente curso.

  • Organización y educación del colectivo estudiantil: La participación del alumno en el colectivo constituye una de las principales vías de la formación de la personalidad del estudiante en un sentido positivo.

El colectivo se considera una forma superior del desarrollo del grupo que entre otras cosas se caracteriza por: las relaciones colectivistas, de ayuda mutua y camaradería entre sus miembros; la posesión de objetivos de alto valor social; un alto grado de cohesión; la correspondencia entre los motivos personales y los sociales; la existencia de una jerarquía de responsabilidades.

Existen formas de trabajo que contribuyen tanto al desarrollo de los grupos como al de la personalidad de cada uno de sus integrantes. Entre estos podemos señalar: La formulación de metas socialmente valiosas con un nivel creciente de complicación, las que deben funcionar como objetivos del propio grupo; la actividad conjunta de los estudiantes para el logro de estos objetivos; las discusiones y análisis grupales de cumplimientos, dificultades y logros; la formación de criterios grupales u opinión social del grupo sobre cuestiones fundamentales de su actividad; la emulación, los estímulos y las sanciones necesarias ; la estructuración de un sistema de relaciones de dependencia mutuas que dé la posibilidad a todos sus integrantes de dirigir y ser dirigidos.

  • Atención a la formación moral: este aspecto es muy importante por las grandes posibilidades que tiene el Profesor Guía conjuntamente con el colectivo pedagógico de influir en este aspecto de la educación integral del estudiante, en la cual lo fundamental es la formación de la disciplina consciente. Un aspecto de la educación moral hacia que el que se debe mostrar preocupación por afrontar dificultades, es a las formas del comportamiento social, a la educación formal. El docente debe velar por la unidad de criterios y de exigencias del colectivo de profesores que con él trabajan, porque para que esta influencia sea positiva debe tener como requisito indispensable la unidad de acción.

  • Elevación de la calidad del aprovechamiento docente del grupo: El objetivo del profesor guía y de su colectivo pedagógico no es tan solo lograr que los estudiantes asimilen de manera correcta los conocimientos y desarrollen adecuadamente habilidades, hábitos y capacidades, sino también incrementar, el interés por el estudio, desarrollar hábitos de trabajo independiente e influir mediante las asignaturas en la formación de fuertes convicciones ideológicas y políticas.

Se considera que la información que el Profesor Guía obtiene del resto de los docentes y la que le llega por los alumnos, lo ayudan a canalizar la estrategia docente hacia el grupo y a proponer soluciones a los problemas que se vayan presentando, acciones que se planifican en la dimensión curricular del proyecto educativo del grupo y que deben ser propuestas por los propios estudiantes.

En esta tarea es fundamental el tratamiento individual a cada estudiante, tanto al que presenta dificultades en el aprovechamiento docente, como al que se destaca positivamente en éste.

Es importante que el Profesor Guía analice sistemáticamente con el grupo, la marcha del proceso docente- educativo en cada una de las asignaturas y en forma individual y colectiva. Es esencial la coordinación con las organizaciones estudiantiles para que influyan en este importante aspecto, con el fin de lograr la exigencia y autoexigencia en el propio grupo.

  • Coordinación de las influencias educativas del colectivo de profesores que trabajan en el grupo: esta coordinación es importante para obtener los resultados adecuados en la compleja tarea de la formación integral del futuro profesional.

Cada profesor debe conocer qué se propone lograr en cuanto a los resultados en las distintas esferas de la personalidad del estudiante y al mismo tiempo para proyectarse sobre éste debe tener clara la caracterización del grupo. En este sentido, es aconsejable que al inicio del curso, después de la primera semana de clases cuando el Profesor Guía ha logrado obtener suficientes datos sobre las particularidades del grupo, desarrolle una sesión de trabajo con los demás profesores para que compartan la misma información que él posee y participen en la consolidación del proyecto educativo del grupo, de modo que se unifiquen los criterios sobre el trabajo educativo que se ha desarrollado.

Es cardinal que intercambie sistemáticamente sus criterios sobre el desarrollo del grupo, con el resto de los profesores, conozca los logros  y las dificultades de los estudiantes en las diferentes asignaturas, el cumplimiento de sus tareas y los resultados docentes que están obteniendo. Debe incorporar al resto de los profesores a las distintas actividades de la dimensión curricular, extensionista y sociopolítica.

  • Atención a las actividades del trabajo educativo en la dimensión extensionista y sociopolítica (lo subrayado es de los autores): Las actividades extensionistas deben estar dirigidas a lograr la participación de todos los estudiantes y desarrollar sus inclinaciones, intereses y aptitudes, para lo cual el Profesor Guía debe estimularles, utilizando diferentes vías.

Este docente ha de brindar un fuerte apoyo a las organizaciones estudiantiles en la organización y realización de las diferentes actividades que proponen los propios estudiantes. Éstas estarán reflejadas en el proyecto educativo del grupo.

  • Trabajo conjunto con las organizaciones estudiantiles: El Profesor Guía tiene que trabajar en colaboración muy directa con la organización estudiantil.

Al comenzar el curso, cuando se estructura la dirección estudiantil del grupo, el profesor guía debe saber utilizar a esa representación del grupo que puede convertirse en el activo del colectivo en formación para influir por la vía indirecta en cada estudiante en particular y en el grupo en general.

Ante los problemas generales y específicos que se presentan ha de contar con los criterios de ese equipo representativo del grupo antes de tomar un criterio definitivo, así como conocer a los estudiantes que militan en la Unión de Jóvenes Comunistas, y contar con ellos como principales colaboradores en la formación político ideológica y moral del resto de los estudiantes.

El apoyo a la emulación estudiantil es incuestionable en el Profesor Guía. Su actitud, entusiasmo, optimismo hacia las metas que el grupo puede alcanzar, constituyen un factor de gran importancia para la organización estudiantil y el desarrollo del colectivo.

  • Relaciones con la familia de los estudiantes: los clásicos del marxismo sentaron bases para comprender las funciones más generales de la familia, al destacar que en esta no se establece una relación primordialmente biológica, sino que tiene un doble carácter: natural y social, y que constituyen las relaciones de cooperación entre sus miembros, su esencia social.14

Es parte del trabajo educativo que el Profesor Guía realiza con su grupo, el trabajo directo con los padres de sus alumnos. Para ello tendrá intercambios con éstos, realizará reuniones mensuales de padres y visitará los hogares en aquellos casos que lo requieran, a fin de conocer más de cerca sus problemáticas.

La referida labor con la familia le permitirá al Profesor Guía, ayudar a sus estudiantes más acertadamente al obtener una mayor información sobre ellos, orientar a la familia cuando sea necesario. Puede promover su participación en el centro en actividades curriculares, extensionistas y sociopolíticas. El vínculo Profesor Guía y familia, es un instrumento para la colaboración de esta última en la formación del colectivo y en las actividades del centro.

Una experiencia de este trabajo con la familia se realiza en la Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey desde al año 2009 a través del Concurso la Familia más creativa. Es una actividad donde participan los familiares de los estudiantes con manualidades, arte culinario, obras plásticas, entre otras, en las mismas debe estar presente la creatividad, se hacen exposiciones por parte de todos los grupos estudiantiles conjuntamente con sus familias y se entrega el premio o reconocimiento que consiste en un diploma acreditativo. La actividad se ejecuta el 17 de noviembre, en saludo al Día Internacional del estudiante y se ha elaborado una metodología para su implementación.15

Los Profesores Guías deben conocer el potencial educativo de la familia que incluye: las condiciones materiales de vida, el número de miembros de ésta la y estructura del núcleo, carácter de las relaciones entre sus miembros, clima moral, ideológico y emocional de la familia, sistema de comunicación de la familia con el medio, experiencias de la vida, nivel cultural y educación de los miembros mayores de la familia, ejemplo personal de los padres, nivel de la cultura pedagógica de los adultos, tradiciones familiares.

Se considera que cuando la familia cumple con las tareas educativas, se dan las condiciones propicias para que la institución docente continúe trabajando para formar en los estudiantes cualidades positivas de la personalidad y hábitos de respeto, cortesía, de educación formal que respondan a las más profundas convicciones.

Las direcciones de trabajo del Profesor Guía están estrechamente relacionadas y su desarrollo se manifiesta como un sistema. El punto de partida es el conocimiento individual de los estudiantes, lo cual repercute positivamente en la organización del colectivo estudiantil y esto facilita la lucha por la elevación de la calidad de los conocimientos y la formación moral de los estudiantes. El trabajo con la familia y con los educandos es importante para consolidar el trabajo educativo de los estudiantes a partir del conocimiento de sus particularidades personológicas. Conjuntamente con las direcciones de trabajo este docente cumple diversas funciones.

Funciones del Profesor Guía en la Educación Superior.

Todo educador en el desempeño de su actividad despliega un conjunto de funciones que son inherentes a ellos, entre las cuales son muy reconocidas: la educativa, la instructiva, la formadora. Sin embargo, hay otras funciones menos reconocidas y mencionadas, pero que son de una profunda necesidad en la labor de los profesores como es la función preventiva, que se convierte en una función integradora del resto de sus funciones, al crear las bases para un desempeño educativo que tenga en cuenta no sólo la preparación profesional del profesor, sino también su conocimiento de las características de los alumnos y su entorno, de los factores que pueden incidir en su actuar como estudiantes, es decir, que le permiten valorar tanto los factores de riesgo que poseen sus estudiantes, como los factores protectores que tienen en su favor.

Las funciones del Profesor Guía pueden ser entendidas como la máxima expresión del quehacer pedagógico universitario.Para el análisis de las mismas se parte en este estudio del reconocimiento del carácter necesario, básico útil de cada una de ellas, pero al mismo tiempo es necesario esclarecer en la labor cotidiana de estos docentes cuál debe centrar el proceso y por qué, cuál en la actualidad del desarrollo de la educación universitaria debe ser fortalecida para que el profesor esté en condiciones de lograr su objetivo final, que es la educación integral de los estudiantes, sea cual sea su esfera de formación y el cambio educativo deseado.

En esta línea de análisis, según el criterio de los autores, para comprender el impacto específico del cambio educativo en los profesores, hay que comprender también el lugar que éstos ocupan en el proceso de cambio en un plano más general, en un contexto histórico social.

En la actualidad las expectativas con respecto al Profesor Guía en la Educación Superior han cambiado, ya él debe ser capaz de realizar un trabajo educativo, que incluya el diagnóstico de las particularidades de sus alumnos, para promover entre ellos conductas adecuadas ante el estudio y ante las diferentes actividades que el medio universitario les asigne por eso se renuevan sus funciones, dinamizadas por las circunstancias históricas de desarrollo de la educación y la necesidad de reforzar en este nivel educativo, la formación integral de los estudiantes.

Por las razones anteriormente señaladas, la autora propone como  funciones del Profesor Guía las siguientes:

  • Cognoscitivo-organizativa: El Profesor Guía en correspondencia con el conocimiento del contexto educativo organiza su labor de forma secuencial en estrecha relación con el equipo de trabajo educativo y  apoyado en los resultados del diagnóstico pedagógico, confecciona  las caracterizaciones individuales y la grupal  que se enriquecen al finalizar el curso académico, documentos que  son puntos de partida para el diseño del  proyecto educativo a través del aprendizaje organizacional.

  • Orientadora-participativa: Se manifiesta en la orientación que el Profesor Guía  brinda a cada uno de sus alumnos, al grupo, al colectivo pedagógico, a la familia, en la mediación que logra entre sus estudiantes y los distintos agentes educativos y en la coordinaciónde las influencias que estos ejercen en el proceso de formación integral de cada alumno. Estimula la participación responsable y comprometida de los alumnos y agentes involucrados en el proceso formativo, tanto en la concepción como en el seguimiento y valoración de la marcha y resultados de las acciones planificadas en los proyectos educativos, propicia el desarrollo del nexo afectivo  como  soporte fundamental de la labor educativa y potencia la elevación  de la autoestima  del estudiante a partir del reconocimiento al buen desempeño  en el cumplimiento de sus deberes.

  • Práctico-movilizativa: El  Profesor Guía  en la praxis educativa  manifiesta su espíritu innovador al concebir diferentes métodos y técnicas participativas para estimular el pensamiento crítico y  reflexivo en los estudiantes, debe incitarlos  a  proponer actividades  amenas y creativas que posibiliten su  desarrollo como futuros médicos  y que integren a los diferentes agentes educativos, además de propiciar alternativas  para  la solución de los problemas del  grupo en estrecho vínculo con el equipo de trabajo educativo.

  • Gestión educativa: Es la manera en que el Profesor Guía, de forma dinámica, ofrece funcionalidad a la  labor educativa a partir de su organización, orientación,  planificación, control, además de  la coordinación con los diferentes agentes educativos, lo que le permite tomar decisiones, fijar prioridades para el mejoramiento continuo del trabajo educativo a partir de la  autogestión por parte de los estudiantes de su formación integral y ético-humanista.

Estas funciones constituyen un sistema, están interrelacionadas dialécticamente ya que se manifiestan relaciones de dependencia, de coordinación  y de retroalimentación, y su eje integrador es la formación integral y ético humanista del futuro médico. La función de gestión educativa se desarrolla en el marco del resto de sus funciones sociales, integrándolas y dinamizándolas coherentemente; ya que  construye las condiciones para que el trabajo educativo que se desea se concrete, por eso lleva implícita la organización, la orientación, la movilización de todos los actores sociales en una dirección, en función de propósitos muy precisos para lograr un fin, retroalimentándose de este proceso la gestión educativa.

 

CONCLUSIONES

La educación superior tiene que asumir un papel cada vez más protagónico en los retos colosales que enfrenta la humanidad, por lo que es necesario consolidar una universidad comprometida con la construcción de una sociedad en la que prime el humanismo, la justicia social y que dé continuidad al perfeccionamiento de dicha educación y priorice el fortalecimiento del trabajo educativo.

El Profesor Guía, es el eje fundamental en el trabajo educativo; esto requiere el desarrollo de capacidades, conocimientos que le permitan llevar a cabo con éxito el proceso de educación en valores en los estudiantes.

Dada la importancia de la labor educativa que le corresponde, el Profesor Guía ha de ser ante todo un maestro ejemplar y enfocar acertadamente las funciones y direcciones de trabajo, lo que contribuirá al desarrollo adecuado del proceso de formación integral del futuro profesional.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Díaz-Canel Bermúdez M. La Universidad ante los retos de la construcción de la sociedad socialista en Cuba. En: Folleto del VII Congreso Internacional de Educación Superior. La Habana: Palacio de la Convenciones; 2010.p.1.

2. Resolución Ministerial 619/88; sobre aspectos principales del trabajo de los profesores guías en los centros docentes de la Educación Media. Documentos normativos para el Sistema Nacional de Educación: La Habana: Editorial Ministerio de Educación; 1988.p. 8.

3. Tesis sobre política educacional. En: Tesis y resoluciones del Primer Congreso del Partido. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales; 1978. pp. 370-2.

4. Boldiriev NI. Metodología de la organización del trabajo educativo. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1982. p.97-98

5. Menéndez Pérez A. ¿Cómo puedo ser mejor profesor guía? La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1988, p.5.

6. Factores que integran el proceso de dirección y organización de la escuela. En Colectivo de autores. Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1984. p.369.

7. Figueroa Araújo M, Turner Martí L, López Nodarse M, Amador Martínez A, Rivas Núñez O, Silvestre Oramas M, et al. El trabajo del Profesor Guía. Su papel en la elevación de la calidad de la educación. En: Seminario Nacional de Metodólogos del Ministerio de Educación. La Habana: Editorial MINED; 1984. p. 288, 294.

8. Ministerio de Educación Superior. Enfoque integral para la Labor Educativa y Político Ideológica y de la Defensa en la Universidad. La Habana; 2004. p. 1.

9. Lafaurié Ochoa Y, Garrido Lena l, Figueredo LLera R, Cossio Figueroa, Rodríguez Flores M, Sánchez Dager G, et al. Manual metodológico de trabajo. educativo y extensión universitaria. La Habana: Editorial de Ciencias Médicas; 2009. p. 3

10. Socarrás Sánchez S. El perfeccionamiento del trabajo educativo en la universidad cubana: un reto actual. Rev Hum Med [Internet]. Junio-Ago [citado nov 2011];11(2):[aprox. 1 p.]. Disponible en: http://www.humanidadesmedicas.sld.cu/index.php/hm/article/view/56/46

11. Colunga Santos Silvia. Tutoría y Orientación Psicoeducativa. Curso impartido en: XI Conferencia Internacional de Ciencias de la Educación; Camagüey; 2011. p. 10.

12. Díaz Flores M. La Tutoría Académica en el nivel medio superior, Universidad Autónoma del Estado de México. México; 2010. p. 26.

13. Resolución Ministerial 619/88 sobre aspectos principales del trabajo de los Profesores Guías en los centros docentes de la Educación Media. Documentos normativos para el Sistema Nacional de Educación. La Habana: Ministerio de Educación; 1988. p. 8.

14. Pernas Álvarez I. Estrategia educativa para favorecer la funcionalidad familiar en parejas jóvenes. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctora en Ciencias de la Salud. Camagüey. Facultad de Tecnología de la Salud; 2010, p. 11

15. Bartutis R,  Socarrás S. Metodología para el Concurso La Familia más creativa. Una experiencia en la Educación superior. Ponencia presentada en la XI Conferencia Internacional de Ciencias de la Educación; Camagüey; 2011. p.5

 

 

 

Entrada: 17/3/2012

Aprobado: 23/11/2012

 

 

 

Sonia Socarrás Sánchez. Licenciada en Filosofía Marxista Leninista, Máster en Humanidades Médicas, Profesora Auxiliar, Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, Centro de Desarrollo de las Ciencias Sociales y Humanísticas en Salud, Carretera Central Oeste Km 4½, Camagüey, Cuba, CP. 70 700. ssonia@iscmc.cmw.sld.cu

 

 

Comentarios sobre este artículo

Ver todos los comentarios
 |  Añadir comentario